viernes, 3 de marzo de 2017

LA MULTIRREINCIDENCIA NOS RETIRARÁ EL PERMISO DE CONDUCIR

Imprimir

Por fin a alguien se le ha ocurrido que ya era hora de que se controlara a los usuarios que, por exceso de alcohol o drogas, han sido cazados en dos o tres ocasiones, es decir, a los multirreincidentes, esos a los que les importa un pito que les controlen y les denuncien porque han bebido de más o porque han consumido algún tipo de estupefaciente, y no digamos nada de la velocidad o cualquier otro exceso. Ha sido tanta la mano ancha que desde las instituciones se ha mantenido con estos peligrosos conductores, que ahora no acaban de creerse que ya no seguirá siendo así, sino que les caerán denuncias mucho más duras y hasta, atención, la posibilidad de no poder volver a conducir en su vida, o al menos no con el permiso habilitado porque se lo retirarán para siempre. Créanse que una bocanada de aire fresco ha llegado hasta el resto de conductores y que a partir de ahora, una vez se apruebe esta medida, la carretera puede que sea más soportable y menos estresante. Estos transgresores natos, prevaricadores profesionales, se han encargado de que salir de viaje suponga actualmente un esfuerzo añadido al hecho mismo de ponerse al frente del volante y recorrer los kilómetros previstos, ya que con su descontrolado y peligroso comportamiento a muchos de nosotros nos han hecho el viaje insoportable.

Si la Dirección General de Tráfico decide, por fin, incluir entre sus exigencias la de retirar el permiso de conducir a los usuarios que se hayan visto encausados por exceso de alcohol o drogas en más de una ocasión, supondría un paso de gigante en el control que están obligados a realizar a la totalidad de los conductores. Y lo sería porque estamos convencidos de que la medida, por impactante y trascendente, sería por sí misma más que suficiente para erradicar de una vez y para siempre a todos los que por ahora se ríen en la cara de los agentes que los controlan y denuncian. Entre otras cosas, porque el pago de las sanciones no es un problema para ellos y, cuando se trata de recuperar los puntos perdidos, todo sabemos que existe un submercado o mercado negro en el que recuperarlos es un problema exclusivo de dinero.

Está claro que no será fácil conseguir de la DGT esta trascendente decisión, que además demandará el sí de la comisión correspondiente del Congreso de los Diputados, pero todo es empezar y si de verdad se quiere, se está convencido de que sería un arma casi infalible para luchar en contra de quienes se toman el uso de sus vehículos y las carreteras como si fueran exclusivamente suyas, pues cuanto antes se incorporen a las Normas en vigor, mejor para todos. Hasta ahora, la medidas adoptadas se parecen entre sí y destacan por estar ligadas a la velocidad, los excesos en general, incluidos el alcohol y las drogas, pero ninguna lo suficientemente rompedora como para implantar un sistema que suponga un antes y un después en el tráfico rodado. Y esta lo sería, sin duda. Sabiendo que puedes quedarte sin permiso de conducir de por vida por el hecho de consumir alcohol o drogas o por cualquier exceso de este tipo, los planteamientos de cualquier conductor, y más si se trata de profesionales, cambiarían por completo. Es más, el del autobús que sufrió un accidente cuando trasladaba a los escolares hasta el centro, seguro que hoy está conduciendo como si tal cosa. De haber estado en vigor esta nueva medida, ¿lo hubiera hecho?


Toda decisión oficial que venga a introducir nuevos controles a los usuarios que tienen por costumbre menospreciar lo establecido, bien venido sea. De hecho, el resto, es decir, los que desarrollan su labor dentro de un orden y no representan riesgo para nadie, lo que estarán será contentos y más tranquilos porque la carretera será mucho más segura. Es más, una vez se ha comprobado que las multas por sí mismas no consiguen conductores más responsables, lo de idear nuevas normas, implantar otros tipos de controles, es lo que exige la carretera, harta que debe estar de asistir diariamente a los miles de accidentes que se producen.