martes, 23 de enero de 2018

TIRANDO PIEDRAS CONTRA NUESTRO TEJADO

Imprimir

Decíamos hace unos días que los partidos políticos, sus representantes, deberían elegir nuevas fórmulas desde las que captar el voto de los ciudadanos, sobre todo porque una y mil veces  han comprobado que lo de la crítica porque sí, la mentira o las denuncias sin recorrido no les han resultado efectivas. Es más, les proponíamos unirse al proyecto de la mayoría y desde ahí conseguir la adopción de algunas de sus propuestas sin que necesariamente se entienda en la calle o se perciba como una pérdida ideológica irrecuperable. Al contrario, lo de todos a una, lo de la unión hace la fuerza, acabaría ganando terreno a los enfrentamientos vacíos a los que asistimos y no menos a las denuncias falsas que leemos. El hecho de que cuestionemos lo que ha sido la política en general entre nosotros no tiene otra razón de que en realidad no ha servido de nada y que siempre es un buen momento para cambiar comportamientos y actitudes, y más cuando comprobamos que la ciudad por la que deciden luchar mantiene buena parte de sus exigencias intactas. Quizá seamos excesivamente ingenuos, pero ¿no sería mejor que todos se pusieran a remar en la misma dirección? ¿Ustedes creen que, de haber sido así, hoy tendríamos los mismos servicios que ahora? Por lo tanto, ¿por qué pierden el tiempo de  manera tan absurda?

Nuestra ciudad, lo quieran o no, debe atendida en sus demandas, debe recuperar su orgullo y perder de vista para siempre, por ejemplo, las inundaciones que sufren nuestras vecinas y vecinos, que arrastran años de vergüenza y esfuerzo que debían evitar quienes, mire usted por dónde, precisamente les prometieron soluciones inmediatas, o apoyar a quienes exijan una aproximación entre Andújar y la capital a través de una vía de comunicación adecuada al número de vehículos que la usan a diario. Lo de menos es quién lo propone; lo que importa es que se trabaje a favor de su consecución. La dinámica que actualmente se sigue por parte del actual gobierno municipal, de ir dotando de servicios a los diferentes barrios de la ciudad, del arreglo integral de sus calles y del equipamiento básico que demanda una ciudad de casi 40.000 habitantes, si hubiera sido compartido seguro que no solo sería más tangible su realización para los ciudadanos, sino más rentable para los decididos a participar en su consecución. Sin embargo, ya ven, están tan convencidos de que la crítica deben mantenerla por ser fórmula idónea de aproximación al ciudadano, y que si la hacen acompañar de mentiras, la cosa puede alcanzar cotas de apoyo electoral impensables, que ahí los tenemos, prestos a firmar su propio descalabro político.


Naturalmente, legitimados estamos para desarrollar nuestra particular concepción de la realidad en la que nos desenvolvemos, con muchos de los empresarios de toda la vida no atravesando sus mejores momentos, con un comercio que no acaba de despegar, con equipamientos mínimos que no llegan ni a empujones… Y menos mal que la cordura se ha impuesto en el Ayuntamiento y las decisiones se toman compartidas y en ningún caso porque yo quiero, porque de otra forma nadie daría un euro por nosotros. El disparate se desterró y lo que se decide ahora antes pasa por el filtro del sentido común, lo que en momento tan especial como el que compartimos con el resto del mundo, estabiliza pasiones y, de paso, la economía. Y eso, no lo duden, no tiene precio.  

lunes, 22 de enero de 2018

DEMASIADA TENSIÓN EN EL AMBIENTE

Imprimir


La máquina que nos lleva hasta la romería de 2018 se ha puesto en marcha y, como decía el padre Domingo Conesa en la presentación del cartel de este año, esto no hay quien lo pare. El premiado, producto de la ensoñación y la lejanía de Irene Pereña, su autora, no ha caído bien entre quienes esperaban que todo siguiera igual. Como siempre que se premia algo que los más puristas entienden que no se ajusta a sus personales cánones de belleza, como plaga bíblica se extiende en los foros de opinión el rechazo casi frontal de la obra elegida. Además del cartel de la madrileña Pereña, el jurado eligió como segundo el trabajo de Franchu Medialdea, quizá más costumbrista y continuista, y desde luego que muy del gusto de una gran mayoría de los amantes de nuestras tradiciones. Sin embargo, la tarea de los calificadores está hecho y premiado, y ahora solo queda esperar hasta la convocatoria del año 2019 para conocer lo que será su cartel anunciador. Naturalmente, el jurado, sus miembros, se han dado por aludidos por las críticas que ha generado su decisión, aunque no han tenido oportunidad de pronunciarse sobre ellas ni espacio desde el que justificar el premio. Por supuesto que tienen sus razones, quizás demasiado técnicas, y de ahí que a nosotros, el pueblo, nos queden lejos, pero lo más lógico es permitirles su opinión para un mejor entendimiento entre las partes. Y más si tenemos en cuenta que todos ellos son pintores o escultores, cuando no conocen las dos disciplinas. Finalmente, por aquello de que nos pueda servir como documentación añadida para sucesivas convocatorias, sería interesante hacernos saber qué tipo de exigencias se tienen en cuenta a la hora de elegir el mejor. Para la calle, por lo que nos han hecho llegar, el cartel tiene que abundar en el tópico, en las banderas, en el santuario… Para los especialistas, además, la técnica, el encaje en el mercado, su estética… Así las cosas, evidentemente la no coincidencia de mínimos anuncia con tiempo que será casi imposible cuadrar en alguna edición.

En cuanto al otro tema, quizá más complejo y enrevesado, nos referimos a las elecciones a la presidencia de la cofradía después del tránsito por el desierto que ha protagonizado la gestora, con dignidad, esfuerzo y éxito, y con un acoso permanente nada desdeñable, al tiempo que se ha convocado la cita ante las urnas han arreciado de forma virulenta los ataques a su tarea y todo aquel que les lleve la contraria. Naturalmente, al tiempo que las nuevas tecnologías nos ayudan a percibir mejor la realidad y acceder en segundos a cualquier escaparate que se nos antoje, habilitan el protagonismo al impostor, al cobarde, al que todo lo sabe y a quienes les corean sus pasionales discrepancias. Nosotros, desde un particular peldaño en la escalera que compartimos todas y todos, y sin que nadie nos lo haya pedido, rogaríamos algo de tranquilidad, de mesura y de comprensión para una situación que, atención, se observa desde lejos con mucho interés. Es más, si lo que finalmente nos importa es Ella, si de verdad es su ensalzamiento lo que perseguimos y para lo que estamos dispuestos a trabajar con entrega y humildad, ¿qué hacemos en medio de la discrepancia,  cargados de ira y con nulas ganas de aceptar al menos el diálogo? Y como resulta que lo que parece interesarnos por encima de cualquier otra premisa es echar por tierra el trabajo de los otros y, además, negar ayuda a quien la solicite, la situación se hace irrespirable. Con todo, las elecciones para la presidencia de la cofradía se celebrarán pese a quien le pese y su resultado tendrá que respetarse por la totalidad. En política, la única fórmula democrática conocida son las elecciones; en nuestro caso, igual. Lo demás, absurdo e inviable.  


viernes, 19 de enero de 2018

EN CARRETERA, DE TODO SE APRENDE

Imprimir

Los temporales de agua y nieve, a los que acuden normalmente las densas nieblas, nos van a acompañar a lo largo de este invierno participando activamente en la seguridad de nuestros desplazamientos. Dependiendo de cómo los afrontemos, así nos irá el viaje. Evidentemente, las inclemencias climatológicas influyen y mucho en los desplazamientos que hagamos con nuestro coche y no tenerlas en cuenta incluso antes de preparar el viaje puede acabar constituyendo un grave error por muchas razones, aunque destacamos la posibilidad de quedarnos en la carretera detenidos por nevada intensa o derrapar a causa del agua estancada en la carretera, lo que se conoce como “aquaplaning”, del que podemos salir en situación de peligro por el descontrol que nos ocasiona. Naturalmente, si antes de salir a la carretera comprobamos el dibujo de los neumáticos, eso que ganamos. Y más si los cambiamos porque su desgaste es manifiesto. Y si no, para eso está el diagnóstico del profesional. Cuando es la niebla la que se convierte en un peligroso enemigo, los que creen que porque su vehículo monta el equipo óptico adecuado, se equivocan. Primero, porque los antiniebla no nos permiten ver más; lo que sí hacen es avisar de nuestra presencia a los que vienen de frente, lo mismo que el papel que juega la luz o luces traseras específicas para niebla, que nos hace visibles a quienes nos siguen. Lo que sí es fundamental es que funcione completo, que no circulemos con alguno de sus elementos fundidos, ya que inducimos a error al resto de usuarios.

Los coletazos que nos han dejado las nevadas de los días pasados y el comportamiento de muchos de los usuarios que se vieron atrapados en la carretera a lo largo de muchos días, luego de ser analizados por los técnicos de Tráfico, nos llevan a la conclusión de que existe una responsabilidad oficial evidente y no menos la que tuvo en esta crisis la empresa concesionaria de la AP-6, pero que los conductores tampoco estuvieron a la altura de las circunstancias es un hecho. No es posible que, con la que estaba  cayendo y tratándose en casi su totalidad de conductores residentes en la zona, es decir, acostumbrados a situaciones meteorológicas parecidas, no tuvieran en cuenta detalles tan importantes como circular con el depósito de combustible casi agotado o sin agua… No es necesario, desde luego, el “kit” de supervivencia que Tráfico quiso que lleváramos en el coche, pero cuando menos lo que sabemos que puede resultarnos imprescindible en situaciones de riesgo como las que sufrieron en plena nevada y sin poder circular. Por supuesto, aceptamos que hubo falta de información por parte de los responsables, pero existe un código entre los usuarios que no es necesario que se publique y que de hecho salva vidas en situaciones tan extremas. Y lo peor, que es muy sencillo, puesto que se trata de hacerle un hueco a un cargador del teléfono, circular con el depósito de combustible más de medio, incorporar agua, algo para picar y alguna manta. Ya decimos, se trata de elementos que podemos ubicar en el maletero e incluso en el interior del vehículo y que no mermarán su capacidad de carga. Además, si viajamos con menores, detalles que pueden resultarnos intrascendentes, sin embargo,  acabarán siendo un problema añadido.


Por todo esto, que cada cual cargue con la responsabilidad que le toca. Luego, que reclamen lo que entiendan merecen por los malos momentos que pasaron en el tapón de la AP-6. Si tenemos que sacar conclusiones y consejos, nada mejor que no nos vuelva a pasar. La nevada y la parada de horas, sí, pero de ninguna manera en las mismas condiciones.    

jueves, 18 de enero de 2018

LAS PROMESAS SE CUMPLEN TAMBIÉN EN LA OPOSICIÓN

Imprimir

Aunque son muchos los años que acumulamos trabajando muy cerca de la clase política, seguimos extrañándonos de algunos de sus comportamientos por injustos e incongruentes. El ejemplo lo tenemos en la aprobación del presupuesto para 2018 de nuestro Ayuntamiento, que ha necesitado del esfuerzo de la totalidad de los funcionarios y el de los políticos con responsabilidad de gobierno, porque recordemos que la confección de las cuentas generales no es cosa sencilla, ya que no solo se trata de sumar la partidas de las diferentes delegaciones municipales y sí de ajustar los números a las necesidades reales de la Administración local, donde los ingresos previstos por impuestos se unen a los que le llegarán a lo largo del ejercicio procedentes de las Administraciones nacional, autonómica y provincial. Es más, si se ha hecho bien el trabajo, hasta puede que llegue de Europa, de los diferentes fondos previstos para echar una mano a los ayuntamientos; en nuestro caso, el DUSI, que permitirá a nuestra ciudad modernizarse en los apartados previstos y obligatorios que ya conocemos. Pues bien, luego de tanto esfuerzo, compartirlo con los compañeros de Corporación para buscar el consenso que necesita su aprobación es lo inmediatamente posterior, y es aquí precisamente donde nos encontramos con el primer y casi único escollo, puesto que la negativa impone sus condiciones y no admite florituras. Sencillamente, oponerse a la totalidad es lo que se lleva en este tipo de encuentros y no hallaremos, ni aquí ni en Constantinopla, un grupo político que por las buenas y sin  nada a cambio apruebe las cuentas de su oponente.

Negar todo, no aceptar ninguna partida por muy bien desarrollada que esté, es lo habitual. Y el lunes no otra cosa ocurrió en el salón de plenos de nuestro Ayuntamiento. Y no es que nos extrañe, porque siempre ha sido así, cuando gobernaban otros grupos, pero sí que percibimos intenciones malsanas injustificadas, porque a estas alturas lo de menos es que se devuelvan para su corrección unos presupuestos, sino las formas, que es algo que no deja de sorprendernos. Aunque la política aseguran que obliga a estar en permanente enfrentamiento a las partes, es decir, oposición y gobierno, creemos que antes debía colocarse en el lugar que le corresponde a la ciudad por la que dicen luchan, encontrar fórmulas no tanto de aproximación de ideología como de intereses colectivos, teniendo siempre en el punto de mira a la ciudadanía que ha confiado en quienes les anunciaban mejores tiempos. ¿Creerán de verdad nuestros políticos que con su actitud de rechazo y enfrentamiento conseguirán el respeto de sus incondicionales? ¿No sería mejor presentar, al final de la legislatura, una historia de apoyos, de decisiones compartidas, de luchas por la consecución de objetivos comunes, de trabajo resuelto…?


Desde luego, lo que vimos el lunes a lo largo del desarrollo del pleno del presupuesto no anuncia ni de lejos que algún día pudieran acogerse a la idea que les exponemos, pero al menos nos queda la satisfacción de dejarles por escrito que no nos gustan ni las formas ni el fondo, que Andújar necesita la implicación de todos para ponerla en un mercado en el que ofertar desde los terrenos industriales que aportaría a las empresas que quieran venir a nuestro territorio hasta nuestras posibilidades turísticas. Los tiempos que corren, difíciles por demás, no esperan a quienes dedican la mitad de sus esfuerzos a realizar lo que otros colectivos acaban en menos de la mitad de tiempo. Eso es lo que necesita Andújar, una clase política consciente de su papel y de su responsabilidad en el viaje hacia el futuro mejor que nos prometieron. Y es que no solo se deben cumplir las promesas electorales desde el gobierno; también se pueden y deben cumplirse desde la oposición.                  

miércoles, 17 de enero de 2018

CATALUÑA EMPOBRECE POR DÍAS

Imprimir

Desgraciadamente, se mantiene el insistente goteo de salida de empresas del territorio catalán y por el momento nadie se atreve a  confirmar una fecha que, ligada o no al proceso que vive esta comunidad, sirva como referencia para detener esta sangría. Evidentemente, la incertidumbre política en la que actualmente se desenvuelve y la inestabilidad social implantada por la situación de cientos de empresas perdiendo trabajadores casi a diario. Por el momento, más de tres mil han decidido cambiar su sede social y empresarial fuera de este territorio. Las últimas, Mitsubishi, Panasonic, la cadena de restaurantes Pastificio y el grupo hotelero Gargallo. Panasonic concretamente emplea a 150 personas en la fábrica que tiene en Cornellá de Llobregat y ahora desarrollará su proyecto empresarial en Alcobendas. En el caso de Mitsubishi Electric, una de las empresas líderes mundiales del sector electrónico, su decisión ha sido la de salir de Sant Cugat del Vallés para trasladarse a San Fernando de Henares, en Madrid. En el caso de Pastificio, su traslado ha sido a Pozuelo de Alarcón, también en Madrid.  Estas son las empresas más destacadas cuyos cambios de sede hemos podido leer en el Boletín Oficial del Registro Mercantil, pero hay una treintena más de menor tamaño que han optado también por irse a la Comunidad de Madrid, como la empresa de transportes Expediciones Montcada, la firma de refrigeración Epta Iberia, la financiera Mercury Capital o la empresa de aparatología médico-estética Becomedical Aesthetic.

Sumadas las empresas que han decidido el cambio de sus sedes sociales, la realidad es que Cataluña acabará recibiendo una enorme factura económica de la que, suponemos, darán cuenta y asumirán su responsabilidad los dirigentes políticos que han propiciado la situación por la que discurre el día a día de esa comunidad. De hecho, las empresas, conscientes de la importancia que tiene la estabilidad social para la marcha de sus negocios, ni siquiera esperan al desarrollo de los acontecimientos más inmediatos, como es el caso de la formación del Parlament y la consiguiente distribución de responsabilidades entre los grupos y las personas que han resultado elegidas para los respectivos cargos. El hecho de que aún se mantenga la incertidumbre del sí o el no a la investidura de Puigdemont como presidente de la Generalitat de forma no presencial y de que finalmente el partido que mayor votos ha obtenido, en este caso Ciudadanos, pase directamente a la oposición sin ningún cargo de responsabilidad en el gobierno, es evidente que añade más preocupación a la sociedad catalana. Por el momento, los letrados del Parlamento, que son los que están autorizados para permitir o no el desarrollo de los plenos y su régimen interior, han dicho que no es posible la investidura de Puigdemont si no es presencial. Las razones que esgrimen son demoledoras: se trata de un pleno en el que la exposición de los argumentos de los candidatos a presidir el Parlament debe debatirse en la cámara y de ninguna forma desde el exterior. No obstante, en la línea habitual con la que se toman los independentistas todo lo que tiene que ver con la legalidad y especialmente con los mandatos de las leyes españolas que no reconocen, lo primero que han declarado es que los razonamientos de los letrados no son vinculantes.


Mientras tanto, comprobamos que Cataluña empobrece a diario, que las empresas siguen saliendo de su territorio también a diario y que muchas de ellas no volverán nunca a ubicarse allí. El hecho de que los independistas estén más preocupados por el desarrollo de su petición de una república catalana y no atiendan las llamadas urgentes de las empresas reclamando estabilidad y futuro para sus programas nos da una idea muy aproximada y real de quiénes son estos individuos y cuáles sus prioridades. Por lo que vemos, el futuro de los millones de trabajadores sigue en el aire y los vientos que corren no son nada halagüeños para ellos.    

martes, 16 de enero de 2018

ENCUESTAS PARA TODOS LOS GUSTOS

Imprimir

Las encuestas que hemos conocido estos días, relacionadas con las elecciones andaluzas, nos han puesto al día de la intención de voto de los andaluces. Y todo indica que seguiremos igual, es decir, con los socialistas al frente de nuestro destino, ya que en esta ocasión, con 10,3 puntos de diferencia con respecto al siguiente partido, el Popular, vuelve a obtener la confianza de los ciudadanos de manera aún más contundente. Así, el PSOE se quedaría con los 47 parlamentarios que tiene en la actualidad mientras que el Partido Popular, que parece que también en nuestra tierra le pasa factura el descontento popular por las políticas que patrocina en el país, se dejaría en el camino al menos dos parlamentarios, puesto que obtendría un 35,8 % de los votos. En el caso de Podemos, la encuesta asegura que obtendrá un diputado más, todo lo contrario que le ocurre en el territorio nacional, donde muestra una alarmante decadencia, con la pérdida de más de cinco puntos. Si el caso del Partido Popular es evidente que las decisiones tomadas por el Gobierno en relación con la ciudadanía, y muy especialmente con los pensionistas y el mercado de trabajo, le han supuesto una importante pérdida de apoyos, Podemos achaca su descenso en cómo se enfrentaron a la crisis catalana, observada desde fuera como una indecisión permanente, sin definición concreta sobre qué papel debía jugar esta organización política en un asunto de tanta trascendencia para los cimientos de la nación.  Ciudadanos, que registra unas subidas de apoyo popular realmente espectaculares a nivel nacional, situándose por delante del Partido Popular y el PSOE, por el contrario, ha sido el gran beneficiado de lo que acontecido en Cataluña, en donde ha conseguido mayoría de votos, aunque no de escaños, y en donde se ha mantenido firme a lo largo de todo el proceso, sin ceder a las presiones de los independentistas, que no han sido pocas y que incluso han llegado hasta el terreno privado. Nada menos que once parlamentarios le auguran las encuestas para las próximas elecciones, dos más de los que actualmente tiene. Izquierda Unida, que tampoco levanta cabeza, perdería un escaño, quedando en cuatro.

En cuanto a cómo valora la ciudadanía a sus líderes, en realidad ninguno de ellos consigue ni  siquiera el aprobado, aunque Susana Díaz, la presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE en Andalucía, casi lo consigue, ya que queda a la cabeza con 4,9 puntos. Juan Manuel Moreno, el hombre del Partido Popular en Andalucía, le sigue con 3,9 puntos; Juan Marín, de Ciudadanos, se sitúa en 3,8; Antonio Maíllo, de Izquierda Unida, con 2,8, y Teresa Rodríguez, de Podemos, queda en último lugar, con 2,4 puntos. Con mínimas diferencias entre unos y otros, la posición sigue siendo la misma que la de citas anteriores y responde a la intención de voto confesada en las encuestas realizadas últimamente. Como siempre, les recordamos que la importancia o trascendencia de estos controles entre la población no siempre coinciden posteriormente con el resultado anunciado. No obstante, aunque los partidos tienen por costumbre no valorarlas incluso cuando les son beneficiosas, la realidad es que las esperan con infinito interés, puesto que les marca el camino a seguir y, sobre todo, les dan la oportunidad de corregir los errores que hayan sido detectados y declarados por los votantes. El hecho de que la que les comentamos haya sido la última en conocerse entendemos que nos sitúa ante una aproximación real de las intenciones de los andaluces ante las urnas la próxima cita electoral.


lunes, 15 de enero de 2018

¿COBARDÍA, MENTIRA O RENDICIÓN?

Imprimir

Conforme se desembrolla la crisis catalana, la aparición de nuevos frentes en los que han metido la mano en el dinero público los dirigentes de la Generalitat van sucediéndose de forma pausada, pero imparable. Por otra parte, la situación en  la que se encuentran los encausados por el golpe dado al Estado declarando la independencia unilateralmente, no mejora del todo. Los jueces que dirigen el sumario no acaban de creerse, y hacen bien, los argumentos que esgrimen algunos de ellos, sobre todo los que podíamos definir como cabecillas de la rebelión, que ahora se desdicen de sus actuaciones los días previos a la convocatoria del referéndum y los posteriores asegurando que nunca se declaró la república catalana ni nada parecido, que todo fue una parodia de la que, por cierto, renuncian sin ambages. Tal es el momento, la situación en la que viven desde su encarcelamiento, que algunos de ellos han  jurado una y mil veces que no volverán a participar en revueltas o asonadas que tengan como objetivo la independencia. Es más, la que fuera presidenta del Parlament, señora Forcadell, ya ha dicho no a su partido y a quienes la han propuesto para ocupar el mismo cargo, aduciendo que está encausada y que no conviene a la entidad que la presida alguien que tiene asuntos pendientes con la Justicia. Tampoco han faltado los que, una vez puestos en libertad, han renunciado a sus actas de parlamentarios alegando asuntos familiares a los que deben atender. El mismísimo Artur Mas, de un gran peso político en la Generalitat y no menos en su propio partido, ha hecho lo propio y ha cogido el atajo que le saca de la actividad política por el mismo asunto, aunque suponemos que los cinco millones de euros que le exigen los tribunales también habrán sido determinantes a la hora de tomar su decisión.

Naturalmente, aunque ya sabemos que los catalanes no son muy aficionados al refranero español, por casualidad o no  parece que han echado mano de uno de ellos y han optado por una retirada a tiempo aceptando aquello de que cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar… De otra forma no se entiende el cambio tan drástico registrado en las declaraciones de todos ellos, incluido Oriol Junqueras, uno de sus líderes más significados en toda esta crisis. Ahora renuncian a la unilateralidad sin condiciones previas y le añaden que son gentes de buenas familias, de convicciones cristianas, socialmente muy arraigadas y que están dispuestas a interpretar las leyes como corresponde y desde luego que no volverán a las andadas. Lo que no alcanzamos a interpretar correctamente es si se trata de una estrategia para salir de prisión y luego hacer lo que les venga en gana, como ha ocurrido con algunos de los excarcelados, de una puesta en escena perfectamente ambientada o de un acto de sinceridad colectivo. Evidentemente, el hecho de que Puigdemont ande huido por tierras belgas no ayuda precisamente a que la situación se normalice, y más si tenemos en cuenta las intenciones que tienen  sus compañeros de partido, de que sea investido telemáticamente. Esto sí que es rizar el rizo, que un puesto político tan importante y relevante sea ocupado por alguien que se encuentra a miles de kilómetros. Afortunadamente, el resto de partidos políticos no están por la labor y se prevé otra nueva crisis. Y todo porque este hombre, consciente del mal que le había hecho a su pueblo y de las consecuencias legales que se le vendrían encima, eligió salir por pies en cuanto tuvo oportunidad para hacerlo. Y ahí está, apoyado por sus fieles seguidores, que ven en él al salvador de la patria y la persona que les devolverá la honorabilidad que dicen han perdido. Desde fuera, que es desde donde mejor su suelen ver las cosas, todo apunta a que finalmente será detenido y tendrá que someterse a la Justicia como cualquier hijo de vecino que saca los pies del tiesto. Y si no, al tiempo.