viernes, 30 de septiembre de 2016

NUESTRO COCHE NOS TRANSFORMA

Imprimir

Entre los conductores, lo normal es que cambiemos de actitud a peor justo en el instante que nos ponemos al volante de nuestro automóvil. Eso ya lo sabemos; lo que no hemos sido capaces de entender aún son las razones que nos llevan a aparecer ante los demás como unos ineducados. A veces es suficiente que el conductor que tenemos detrás nos toque la bocina en el momento en el que el semáforo ha pasado de rojo a verde para increparlo sin piedad; o el que acelera cuando pretendemos adelantarle o bien el que se nos pega detrás de nuestro vehículo y nos presiona para que aumentemos la velocidad, para lo que usa las ráfagas de los faros y la bocina. A partir de ese momento y mientras se mantenga a nuestro lado este usuario, acabamos de crearnos un enemigo al que batir tomando peligrosas decisiones para conseguirlo. Está claro que las injustificadas prisas de algunos y la incomprensión de otros influyen claramente en algunas de las peligrosas situaciones que podemos ver en cualquier ciudad que tenga algo de tráfico rodado por sus calles. Es de agradecer, por lo tanto, la actitud de quienes aportan control sobre sí mismos cuando conducen, o los que aceptan que el resto de usuarios no tienen las mismas condiciones técnicas que ellos y que hay que darles margen, o los que asumen que los que circulan delante de ellos no tienen por qué tener prisa y menos saltarse los límites de velocidad…

La realidad es que en el interior de nuestro vehículo parece que perdemos el control y dejamos la educación y el buen gusto justo en el lugar en el que lo teníamos aparcado. Es como si el habitáculo nos aislara del resto del mundo y esta sea la causa de nuestra inexplicable transformación, olvidándonos que la circulación es un hecho social y que los valores que deben estar por encima no son otros que la convivencia y el respeto. Naturalmente, cometeríamos un error si nos olvidáramos de la importancia que tiene en este cambio de carácter el estado emocional del conductor, que si es bueno o aceptable y contamos con un buen nivel de atención, seguro que la mayor parte de los factores externos que nos alteran y que pueden acabar siendo causa de accidente los controlaremos con seguridad. Corroborando estas opiniones de los especialistas, sepan ustedes que está más que demostrado que las personas agresivas son las que en mayor número aparecen en los accidentes de tráfico.

Aceptamos que te moleste, te cabree y te altere la actitud de algunos usuarios, como sería el caso de algunos ciclistas, o los que no tienen por costumbre usar las intermitencias, o los que entran y salen de las rotondas como les viene en gana… Asumir que no estamos solos en el uso y disfrute de las calles y las carreteras, que con nosotros circulan personas que quizás deberían plantearse seriamente sus respectivos comportamientos al volante, mejor para nuestra estabilidad psíquica e incluso física, porque el estrés también acaba pasándonos factura. No se trata de ir por ahí evangelizando a nadie y menos de enseñar al que supuestamente no sabe, aunque sí de no perder el control porque a alguien se le ocurra maniobrar con peligro en nuestra presencia. Si nos vemos inmersos en situaciones de peligro y creemos que el ejecutor de ellas merece un correctivo, la denuncia es el recurso lógico y legal. No lo duden: denuncien.


jueves, 29 de septiembre de 2016

LA DECENCIA ENTRE LA CLASE POLÍTICA

Imprimir

En general, aunque muy especialmente de modo personal, todas y todos deberíamos vigilar con especial cuidado y mimo el asunto de la decencia. Cierto que si se tratara de algo asumido y compartido mayoritariamente, ni siquiera hubiéramos conocido grandes obras de la literatura relacionadas con el tema. De hecho, muchas de las que hemos conocido a través de series televisivas, de películas o de libros, e incluso las que hayamos podido vivir de cerca, sencillamente no existirían. Por lo tanto, quizás no ha sido bueno del todo el que la decencia fuera algo genético. Lo que sí queremos dejar claro es que las personas con cargos de responsabilidad, con poder decisorio, deben hacer gala, y, si es necesario, firmar públicamente la asunción de sus responsabilidades con las personas a las que se debe, de una absoluta decencia en la totalidad de las decisiones que tomen y no menos caer en la tentación de quedarse con lo que no es suyo. Y aquí queríamos llegar, es decir, estamos a tal nivel de mangantes por metro cuadrado en España, que habría que contar a los que quedamos sin meter la mano en lo que no es nuestro para conocer con rigurosidad el número de los que se han enriquecido con dinero público. Por el momento, sumados los investigados que encontramos en Andalucía y en el resto del país, en donde destaca el Levante español y Madrid, vemos que el robo, presuntamente, ha sido sencillamente vergonzoso y mantenido a lo largo de los años. En el caso de nuestra tierra, atendiendo a las últimas noticias que nos llegan desde la Fiscalía Anticorrupción, que ha aconsejado que se archive la causa abierta por los cursos de formación porque no han encontrado causas justificadas suficientes para detectar condenados, parece que poco a poco se van aclarando las responsabilidades políticas. Eso sí, luego que hayan sido imputados los expresidentes Chaves y Griñán. En cuanto a los otros casos, no parece que los jueces que conocen las causas estén dispuestos a detener los procesos. Es el tema de las tarjetas de Caja Madrid ahora Bankia, que ha obligado al fiscal a responder a los abogados defensores de los encausados que, por mucho que se empeñen en que se declare juicio nulo, no lo van a conseguir. O la insistencia de la jueza que lleva el caso de los ordenadores del señor Bárcenas, que ha mostrado coherencia en cantidad suficiente como para no amedrentarse ante la presión política que seguro recibe.

Es evidente que la indecencia entre la clase política es una auténtica pandemia que recorre a sus anchas el territorio nacional arrasando lo que encuentra a su paso cual caballo de Atila, el rey de los Hunos, que donde pisaba no volvía a crecer la hierba. No obstante, dejar claro que se mantienen las excepciones y que somos conscientes del daño que este tipo de bochornosos comportamientos ejercen sobre el resto de compañeros de partido. Son ellas y ellos los que exigen a sus respectivas organizaciones que apoyen incondicionalmente un pacto nacional contra la corrupción que no acaba de llegar y que, ejemplos como el de Rita Barberá, a la que se le ha permitido que ocupe un sillón en el Senado y que disfrute de un sueldo escandaloso para el trabajo que desarrolla, y más teniendo en cuenta cómo estamos la mitad de los españoles, no ayudan precisamente a calmar sus legítimas exigencias ni tampoco las nuestras. Y como entre nosotros lo de generalizar es algo muy común, lo de calificar sin control ni conocimiento a quien se nos ponga por delante, resultan que acaban pagando personas que tienen a sus espaldas un expediente de rectitud y de honestidad que para sí quisieran los ahora encausados. Quizá el único error que hayan cometido ha sido el de implicarse en política y hacerlo por sus vecinas y vecinos, convencidos de que su intervención les mejorará la vida. Quizá sería mejor que optáramos por acudir a un juzgado a denunciar lo que entendemos es un abuso de nuestros gestores. Cualquier cosa antes de elegir el camino fácil de la crítica. Haremos bien.


miércoles, 28 de septiembre de 2016

ANDÚJAR Y SUS AGUAS SUBTERRÁNEAS

Imprimir

La recuperación de la fuente ubicada en la Silera, que mostraba un aspecto de dejadez deplorable y que a partir de ahora estamos convencidos será una referencia para todos, es el primer paso de la recuperación de manantiales que tiene previsto el Ayuntamiento, a través de la Delegación de Obras y Servicios, y que no tardaremos en ver realizado. Así, además de esta importante intervención, la Fuente Sorda y la que encontramos en los aparcamientos exteriores de la zona, de donde se surten los camiones para el riego urbano y algunos agricultores, esperan la llegada de hombres y máquinas para ponerlas definitivamente en uso. Como lo importante es que el agua no se pierda y acabe en el río sin ningún aprovechamiento, y teniendo en cuenta que se trata de un bien escaso, desde la Concejalía lo que está previsto es construir un aljibe bajo tierra que permita la recepción de este agua y su posterior recuperación para el uso controlado que se le quiera dar.

El depósito subterráneo en cuestión está previsto construirlo, con cargo a la Junta de Andalucía y el propio Ayuntamiento, a la izquierda de la entrada de acceso al parque de Colón (ahora, desgraciadamente, aparcamiento) y permitirá que las personas dotadas del permiso necesario para entrar y salir, y aprovechar el agua acumulada, lo hagan con normalidad y seguridad. No conocemos el plazo de inicio y menos el de finalización, pero sí que la decisión está oficialmente tomada y que, como todo lo que lleva sello oficial, debe superar los trámites previstos para una intervención municipal de esta importancia. A partir de entonces, al tiempo que se mantiene la salida del agua por los caños de los que están dotadas, será aprovechada, como hemos dicho, para usos como el riego de las vías públicas o el campo de fútbol próximo, que por cierto demanda más líquido elemento que si su césped fuera natural.


Por otra parte, a la espera de las correspondientes catas y prospecciones que impone su desaparición hace muchos años, está previsto buscar y encontrar el venero que de toda la vida ha estado manando agua en la zona del actual barrio de Mirasierra. Como cuentan algunos vecinos, este manantial surtía de agua potable a muchos de los residentes de esa parte de la ciudad los años en los que la red de agua municipal no existía, además de a los agricultores que iban y venían a las tierras de labor y que se pertrechaban de ella para el camino y el trabajo. Si tenemos en cuenta que nuestra ciudad es muy rica en aguas subterráneas, que su aprovechamiento no solo permitirá recuperarla para el consumo humano o el riego de jardines, poner manos a la obra y ocuparse de su control entendemos que nos beneficiará a todos, y, repetimos, no solo por el hecho de controlarla, sino porque añadiría un toque estético a las zonas de la ciudad en las que viertan sus aguas y no menos la consolidación de un microclima del que, en verano, no serían pocos los que lo aprovecháramos. Lo interesante, por aquello de conocer en profundidad la posible ubicación de otros veneros, es trabajar en favor de su búsqueda. Desde luego, convencidos estamos de que las actuales fuentes y las que pudieran aparecer sumarían en positivo para conseguir una ciudad con rincones muy parecidos a ciudades como Granada o Córdoba.

martes, 27 de septiembre de 2016

LA VENGANZA EN POLÍTICA

Imprimir

¿Y qué viene después del resultado electoral en Galicia y el País Vasco? ¿Servirá para solventar el grave problema que arrastra el país? ¿Cederán los partidos por fin a abstenerse para que los populares gobiernen? Nos tememos que todo va a seguir igual; es decir, que volveremos a las andadas y nos repetirán hasta la saciedad que iremos a unas terceras elecciones si los que andan por el no a la investidura de Rajoy mantienen su negativa. Así venimos desde el pasado 20 de diciembre, o sea, que estamos a unas semanas de alcanzar el año sin que nadie haya decidido finalmente qué pasará con nosotros, porque lo evidente es que ellos y ellas, la clase política, fuerza la situación pensando exclusivamente en sus intereses, en que todo les salga bien, en conseguir el poder y poco más. Afortunadamente, la situación mundial está siendo buena y los mercados del dinero se mueven de forma que nuestra particular crisis no les afecta, por lo que los augurios para nuestra economía son buenos y las consecuencias que podían devenir de semejante despropósito no han aparecido.

El hecho de que el PSOE haya sido el partido político más descalabrado en las dos citas electorales del pasado fin de semana, suponemos que alarmará a sus dirigentes y que no tardarán en echar mano a las riendas que lo controlan y así evitar su desaparición. Los populares, que ahora reclaman cordura y sentido de estado a los socialistas, también saben, y muy bien por cierto, de este tipo de malos momentos; y si no, recuerden cuando negaron el pan y la sal a Susana Díaz para que no gobernara. De hecho, si no hubieran conseguido el pacto con Ciudadanos, la necesidad de convocar en nuestra tierra nuevas elecciones era una realidad. Dijeron no y punto. Nada de sentido común ni de estado, nada de patriotismo activo, como ahora se les pide a los socialistas. Se enrocaron en el no y la viabilidad de la Junta de Andalucía salió sin su apoyo. El que ahora estén en la otra parte pidiendo lo mismo que a ellos les solicitaron y negaron, ¿no les parece a ustedes que tiene una gran carga de venganza? Entonces, en días tan inquietantes, muchos fueron los que apoyaban a los populares andaluces en su no a la abstención, que veían un resquicio por el que descomponer la fuerza del Partido Socialista en esta tierra.


Ahora estamos en las mismas o parecidas circunstancias, puesto que de lo que se trata es de que se abstengan, que no apoyar, la investidura del señor Rajoy en la próxima cita en el Congreso para tal fin. Es más, por lo que escuchamos, entre socialistas, podemitas y ciudadanos parece que existen más que contactos para una gran coalición de partidos con el objetivo de dirigir el país y, de paso, como dicen ellos, sacar de la Moncloa al Partido Popular y su presidente. Y justo en eso estaban los implicados en la trama cuando las elecciones gallegas y vascas les han proporcionado, a unos más que otros, una buena ración de realismo que suponemos les pondrá definitivamente en el suelo y desde ahí intentar nuevos retos. Y es que, cuando la ciudadanía te ignora en unas elecciones, cuando cuestiona tu trabajo, por mucho que te empeñes en decirle lo contrario, la suerte está echada y cuanto antes respondas mejor para tu futuro. Lo quieran o no, los perdedores tienen la obligación de asumir responsabilidades si no quieren llegar a la próxima cita con las urnas solo con los votos de sus familiares más directos, que no crean ustedes que el camino elegido, y por el que llevan deambulando un par de años, no viene avisando con tiempo de tal situación. Quizá sea el momento de ponerle un poco de atención.     

lunes, 26 de septiembre de 2016

CLAUSURADA CON ÉXITO LA FERIA MULTISECTORIAL

Imprimir

Finalizó la Feria Multisectorial. La tensión compartida entre los responsables del evento, que es como decir el Ayuntamiento pleno, ha dejado paso a la ilusión que supone el éxito con el que se ha puesto punto y final a la por ahora mayor concentración de empresas en el recinto ferial. Buen tiempo, visitantes, reparto de espacios consensuado con los expositores, recinto dotado de la comodidad que representa el entoldado que se colocó para la feria de septiembre, información adecuada de la radicación de todas ellas, etc., es lo que necesitaba una cita de tanta importancia para resurgir de sus propias cenizas y mostrar a la calle las verdaderas posibilidades de la organización para enfrentarse a cualquier reto que se le plantee. Si acaso, lo que para nosotros ha sido un error de cálculo permitiendo el desarrollo del día del stock, que ha restado visitas a ambos recintos y que debió evitarse en beneficio de uno y otro. Hemos echado de menos a industrias tan nuestras como el aceite de oliva y la miel, al menos de forma que sobresaliera de entre las demás por su importancia económica y social para la comarca. Sabemos que la organización lo ha intentado y que siempre nos quedará la esperanza de que en próximas ediciones se consiga, sobre todo porque nadie debería menospreciar la importancia y trascendencia económica que representa un encuentro tan especializado como esta feria si tiene en el futuro como objetivo de sus intereses empresariales.

Hay que estar allí donde se anuncien potenciales compradores, donde se intuya valor añadido para la ciudad de la que todos formamos parte y que nos cobija. De hecho, aunque ha aumentado el número de empresas que ha acudido a la llamada del Ayuntamiento, concretamente sesenta y ocho, hemos echado de menos nuestras firmas más emblemáticas y que son nuestras mejores embajadoras fuera de nuestras fronteras. Las razones no las conocemos, pero sí las consecuencias. Cuando se organiza un encuentro tan especial, que cuenta con el apoyo masivo de visitantes, estar entre las empresas que exponen sus productos o métodos de producción es jugar con ventaja. Demostrado está que los mercados se abren a base de esfuerzos compartidos y que cualquier plataforma que permita a las empresas llevar sus producciones hasta quienes finalmente pueden ser fieles compradores, no tiene precio. Entre los que han apoyado la edición de este año y que han hecho posible el éxito de un denodado trabajo desarrollado por la Concejalía de Desarrollo Local, empresas consolidadas y con proyectos por realizar convencidas de que Andújar merecía su presencia y por la seguridad de que el escaparate que representa la Feria Multisectorial tiene una gran importancia comercial.

Lo decimos ahora como lo hemos dicho en anteriores ediciones, aunque este año la diferencia ha estado quizás en una organización más profesionalizada, un apoyo empresarial más decidido y una serie de citas paralelas de las que se han beneficiado las personas que acudieron al recinto y sus aledaños. Objetivamente, la decisión de separar Anducap, la Feria de Septiembre y la Feria Multisectorial ha supuesto un éxito añadido al desarrollo de cada uno de ellos y permitido obtener más proyección y beneficios a sectores como la restauración, entre otros. Magnífica sensación la que se comparte entre quienes decidieron incorporarse a esta convocatoria municipal y no menos los otros protagonistas, es decir, los organizadores. Enhorabuena a todos.


viernes, 23 de septiembre de 2016

EL COCHE USADO MERECE UN BUEN VENDEDOR

Imprimir

Gracias al magnífico y minucioso trabajo de la Guardia Civil se ha podido dar con los culpables o responsables de la venta fraudulenta de vehículos de ocasión en nuestra provincia, y especialmente en Andújar. Como los protagonistas del asunto tienen su mercado en la calle, tampoco entendemos necesarios los detalles, aunque sí conviene no perder de vista esta característica, porque de ninguna de las maneras aceptaremos nunca que se adquiera cualquier bien, incluido un vehículo, si de por medio no existe una firma comercial a la que reclamar posteriormente en caso de que lo adquirido no cumpla con las expectativas y el precio que pagamos en su día por él. Es así de sencillo.
Elegir un automóvil de segunda mano supone un riesgo desde el principio, porque nunca llegaremos a entender las causas por las que su anterior propietario decidió ponerlo en el mercado: se había cansado de él, le habían comenzado a salir averías, estaba muy cascado, había ampliado la familia… Muchas pueden ser las causas, pero en todas ellas debe imperar el hecho de que decide venderlo, por lo que la duda nos quedará para siempre. Luego, con el uso puede que la perspectiva cambie y que disfrutemos por muchos años de un vehículo usado que resultó ser una ganga, que también es algo que se da en infinidad de casos. Naturalmente, el precio que paguemos por él también será determinante, puesto que el mediador entre el que vende y el que compra es quien se habrá responsabilizado de su buen estado desde el instante en el que se lo ofrecen: neumáticos, pintura, tapicería, interior completo, motor… Y lo hará con mucho cuidado porque no solo se juega un cliente disgustado, sino enfrentarse a una posible denuncia. Y este detalle es lo que hace diferente comprar un vehículo en la calle o en un establecimiento dedicado a los coches usados, que siempre lo tendremos dispuesto a atendernos y presto a solventar los problemas que aparezcan con el uso.

Si tenemos en cuenta que nuestra provincia es una gran acaparadora de coches usados y que aumenta los porcentajes de ventas por meses, confiar en los establecimientos que llevan años entre nosotros supone un añadido a la adquisición. Primero, porque en general somos absolutos desconocedores del mercado e incluso del automóvil que hemos elegido; segundo, porque confiar en quien nos proporciona sus características y nos asegura su estado es añadir tranquilidad a la compra. Finalmente, cerrar el contrato exigiendo la confirmación para los detalles que ustedes han pedido reforzará la seguridad de las partes. Sabiendo que la mayoría de estos empresarios cuentan en sus instalaciones con talleres de servicio integral y que, por tanto, todos son sometidos a revisiones de todo tipo, nos aseguramos que el elegido tendrá prácticamente categoría de estreno. Todo lo contrario de lo que nos puede pasar cuando elegimos cualquiera de los que vemos en campas o avenidas aparcados con un cartel y un teléfono para que llamemos.

Las empresas radicadas en nuestra ciudad hace años que disfrutan del favor del público y de ahí que se hayan convertido en referencia en toda la provincia e incluso de fuera de ella. Y es que cuando las cosas se hacen bien, cuando se responde en forma y medida a las necesidades y justificadas exigencias del comprador, el camino se hace más fácil y las ventas se consolidan. Por otra parte, el hecho de que sea aquí en donde encontremos la mayor oferta de vehículos usados de alta gama permite a estos establecimientos disfrutar de una clientela que sabe lo que quiere.


jueves, 22 de septiembre de 2016

MUERTE EN EL MEDITERRÁNEO

Imprimir

De acuerdo con los datos aportados por la ONU, trescientos mil migrantes han cruzado el Mediterráneo hasta llegar a Europa en lo que va del año 2016. No sabemos si será porque están contentos los que controlan estos datos o porque ya no quedan más personas por salir de sus países de origen, el caso es que, comparados estos números con los obtenidos el año pasado, comprobamos que son menos, ya que en 2015 alcanzaron las costas europeas más de quinientas mil personas en el mismo período de lo que va de éste. Pero hay que añadirle un dato que por sí mismo representa un fracaso para el resto del mundo, puesto que 2016 se ha convertido en el año que más personas han fallecido durante la travesía. Declaraciones, reuniones del más alto nivel, encuentros de todo tipo con el mismo objetivo de echar una mano a tanta gente desplazada que malvive en ciudades de lona, pero sin resultados. La gente sigue muriendo en el mar delante de nuestras narices y solo la entrega de los integrantes de las organizaciones no gubernamentales palia en parte la suerte de estos migrantes.

El resto del mundo, además de exasperarse por tanta injusticia, debía activarse y presentar batalla ante las instituciones que tengan más cerca e intentar hacer cambiar la perspectiva que en general tenemos de este macabro asunto. Por lo que nos cuentan los ONG’s implicadas en resolver este problema, pocos hemos sido los que hemos depositado nuestro óbolo que les facilite el trabajo a ellas y ellos y de esta forma desenvolverse en un caos de la mejor forma posible. Sin embargo, ni Cáritas ni Cruz roja, ni ACNUR, ni Manos Unidas ni el resto de las organizaciones conocidas han recibido, no ya la ayuda directa de los ciudadanos, que debería aumentar significativamente si lo que de verdad deseamos es que acabe cuanto antes esta sangría, sino la del Estado, que ni actúa incorporando al censo nacional a los desplazados a los que se comprometió a recoger, ni aporta el dinero necesario para que las personas que allí trabajan se vean mermadas cuando de mejorar su trabajo se trate.

En Italia y Grecia, los dos países que reciben la mayoría de desplazados, se han detectado dos tendencias claramente diferenciadas: si el número de migrantes llegados a las costas italianas se parece al alcanzado a lo largo del período anterior, que fue de un poco más de ciento treinta mil en 2016 y ciento treinta y dos mil en 2015, en Grecia el número se ha reducido en nada menos que un cincuenta y siete por ciento. Desde el mes de marzo, que fue cuando la Unión Europea y Turquía acordaron un programa que redujera los flujos migratorios, las llegadas se han reducido de manera considerable. Y se entiende si sabemos que para ello se creó una rígida frontera, cuando por este trabajo Turquía recibe miles de millones de euros, por lo que se justifica que, efectivamente, se haya reducido el número de las personas que llegan hasta Europa, pero ¿a costa de qué? Pues sencillamente de ser arrinconados en los pabellones que se han creado al efecto en los cinturones de las ciudades en los que malviven y mueren, unas veces por inanición y la mayoría por las infecciones que contraen, especialmente los niños, que son los auténticos protagonistas de esta macabra historia.

Ojalá encuentren pronto la solución que espera el mundo. En realidad, para nada estamos convencidos de que lo consigan, pero al menos nos queda la ilusión.