miércoles, 20 de junio de 2018

VACACIONES A PLAZOS

Imprimir



Las vacaciones estivales, como todo el mundo sabe, nos sacan de nuestra residencia habitual al menos por una semana. Los que disfrutan de un mes o dos, evidentemente son unos privilegiados, aunque son los menos. Las agencias de viajes nos han preparado unas ofertas que no podemos obviar, al menos no a la primera, porque, además de la imaginación que ponen en convencernos, resulta que podemos pagarlas en un año y sin intereses. Entre nosotros, que siempre hemos solicitado préstamos para la romería, ahora protagonizamos un cambio radical en la búsqueda de dinero extra para situaciones extremas, como  es el caso de llevar a la familia a algún punto de ocio y de moda. Así, lo de pagar en cómodas mensualidades está claro que nos facilita el descanso y nos permite presumir entre amigos y familiares a los que, por supuesto, no les hacemos partícipes de cómo hemos conseguido el dinero para nuestras espectaculares vacaciones. ¡Faltaría más! Ya en la playa, que es el destino que mayoritariamente se elige, tratamos de coger color en cuanto llegamos y para ello invertimos en cremas solares capaces de ponernos morenos en unas horas. Y es que volver de unas vacaciones en la playa y hacerlo más blancos que cuando nos fuimos acaba siendo causa más que suficiente para que entre nuestros amigos sea causa de creer que se trata de un farol. Las cifras que manejan las agencias de viaje sobre la petición de vacaciones a pagar a plazos son mareantes por la cantidad de dinero solicitado, demostrando así que la necesidad de descansar y hacerlo como quienes cuentan  con recursos económicos más que suficientes nos atrae especialmente. Unos aseguran que se trata de envidia sana, como si hubiera clases de envidias; otros que de ganas de complicarse la vida, porque luego tienen que pagar la deuda adquirida y no siempre se hace de buena gana o se cuenta con fondos suficientes. Si acaso, para los que no lo tienen claro, decirles que, en contra de lo que pudieran deducir, aumentan las peticiones de este tipo de préstamos vacacionales.

Luego, una vez en el lugar escogido y con la familia con ganas de diversión y de consumir en exceso todo lo que se le ponga por delante, viene el otro capítulo, el de los gastos corrientes, que dejan de serlo desde el momento en el que nos encontramos fuera de nuestro lugar de residencia. Así, implantado está entre los veraneantes lo de las tres “pes”, es decir, el paseo, las pipas y la playa. Y ni un gasto extra más que debilite el escaso dinero con el que hemos acudido en busca del merecido descanso estival, porque aparecería la bancarrota y el descanso se convertiría en un calvario. Por lo tanto, la vida de este tipo de veraneantes no deja de ser la misma que la que tienen en su residencia habitual, o sea, acudir diariamente al supermercado más cercano y más económico en busca de los alimentos necesarios para hacer las comidas en el apartamento. Especialmente la esposa es quien recibe la mayor carga familiar, puesto que debe realizar las compras, cocinar los alimentos y hacer la colada. Luego de haber superado el reto diario, y si acaso, podrá disfrutar de algo de tiempo para acudir a la playa en busca de los suyos y de algo de descanso, pero que no lo tiene asegurado. Independientemente de cómo lo vean ustedes, a nosotros nos parece que lo de las vacaciones ha alcanzado un nivel de gastos que no todos podemos permitirnos y que influye decisivamente en la cuenta de resultados que las familias están obligadas a controlar para no sufrir contratiempos. Seguro que algunos de ustedes utilizan este sistema de vacaciones a plazos y a nosotros nos parece muy bien, ya que solo hemos intentado aclarar las legítimas razones de algunos y las dudas de otros.  

martes, 19 de junio de 2018

¿LA JUSTICIA ES IGUAL PARA TODOS?

Imprimir



El encarcelamiento del exduque de Palma, el señor Urdangarín, ha dejado aparcada la actualidad nacional. Si acaso, el que el Gobierno ande buscando apoyos para desmantelar el Valle de los Caídos tal y como lo contemplamos ahora, ha difuminado mínimamente lo que se ha calificado como de notición. Y se entiende, ya que eso de que entre en la cárcel un miembro de la familia real, concretamente yerno del rey emérito y cuñado del actual, no ocurre todos los días. Nosotros mismos, aunque es algo que nos queda muy lejos, nos vemos obligados a participar con nuestro comentario si no queremos perder el tren de la actualidad. Que no estemos a la altura de las circunstancias o al menos no al nivel de los articulistas habituales en los grandes medios de comunicación, ya sean radio, prensa, internet o televisión, tampoco nos preocupa en exceso. Somos responsables de lo que escribimos, de los que afirmamos y de lo que denunciamos, y el asunto del exduque lo conocemos como para atrevernos a opinar sin ataduras ni óbices suficientes como para quitarnos de la cabeza la idea de plantearles a ustedes nuestras cábalas. Lo primero que conviene decirles es que este hombre, condenado por haber utilizado su cargo para medrar en los gobiernos autonómicos, principalmente en Valencia y Baleares, en ningún momento tuvo escrúpulos para pedir colocando al frente de su petición a la Casa Real. Es más, hasta se llegó a especular sobre que el rey ahora emérito usó sus privilegios para conseguirle las propuestas de ayuda económica que él demandaba. Naturalmente, de este importantísimo detalle no se sabe nada y en su momento se corrió un tupido velo que evitó la imputación, si es que la hubo, de personaje tan importante. Dicho esto, entendemos que los dirigentes políticos a los que visitó y pidió dinero para supuestamente organizar eventos deportivos y textos especializados por los que cobraba hasta trescientos mil euros y que luego resultaron ser copiados de internet, cedieran inmediatamente a sus peticiones. Así lo dijo en su día Jaime Mata, por entonces presidente de Baleares, cuando fue preguntado por el programa “Salvados”, en donde dijo que cómo negarle nada menos que al yerno del rey el dinero que pedía. Y se entiende. Lo mismo le ocurrió en Valencia y el entonces presidente de la Generalitat, el señor Camps, no puso obstáculo alguno para la concesión de una importante suma.

Así, sumados lo que a todas luces son flagrantes delitos, el resultado ha sido la condena de poco más de cuatro años que le han caído y de los que ayer comenzaba a cumplir. De acuerdo con las noticias que hemos conocido con respecto a cómo le irá la vida en la cárcel de Brieva, en Ávila, parece que no será lo dura que muchos españoles desean. Algunos partidos políticos, como ha sido el caso de Podemos, ya han dicho que dispondrá de todo tipo de beneficios y que la laxitud con la que habitará su celda y usará las instalaciones del centro penitenciario serán claramente diferentes a las del resto de presidiarios. Por supuesto, Instituciones Penitenciarias y el propio centro ya han desmentido que así sea, aunque nadie lo crea y, sin embargo, la realidad más compartida es que dispondrá de beneficios penitenciarios mucho antes que cualquier otro recluso y que ni siquiera cumplirá los plazos previstos para obtener la libertad condicional o cualquier otra mejora. Y no podía ser de otra manera teniendo en cuenta cómo somos en general y la facilidad con la que llegamos a conclusiones fulminantes. Así, de poco servirá que nosotros defendamos o culpemos a quien ya lo ha sido por un tribunal de justicia, que es quien está autorizado para ello. Lo que sí haremos es velar armas mientras esperamos acontecimientos para, en su momento, volver a la carga si es que el asunto lo merece.                

lunes, 18 de junio de 2018

ACTIVADA LA PROHIBICIÓN SOBRE ENCENDER FUEGO EN LA SIERRA

Imprimir



Alguien dirá que cómo pasa el tiempo, pero es lo que hay. Es más, confirmamos que a partir de ahora, oficialmente, no se puede encender fuego en la sierra o en el campo en general. En el caso del parque natural, ni siquiera en los lugares  en los que existen zonas concretas en donde disfrutar de barbacoas, por ejemplo; en el resto, como sería el caso de campos de trigo, lo que conocemos como rastrojos, solo con permiso expreso de la autoridad competente y siempre bajo control. La historia de los incendios forestales está plagada de accidentes protagonizados por personas que, cuando son interrogadas, aseguran que no tenían más intención que la de compartir con familia y amigos un rato de ocio con una ascuas en las que poder asar los alimentos a compartir. Así de sencillo, aunque con el añadido real de las catástrofes naturales que conocemos y que han arrasado miles de metros de montes públicos y parques naturales. Elegir dos zonas de España en las que confirmar lo que decimos, sin duda que destacan el Levante y Galicia, que se llevan la palma, con una pérdida de espacios verdes realmente impresionante. Lo que ahora hacen los diferentes gobiernos autonómicos, y no es poco, desde luego, no va más allá del mantenimiento de equipos de especialistas en sofocar incendios, a los que suele echar una mano, cuando las proporciones del incendio se disparan, la UME, que es una unidad especializada del Ejército que entre sus misiones está precisamente la de ayudar en las catástrofes naturales. Que se debe ir más allá, por supuesto, pero por el momento el Estado ni siquiera alcanza a coordinar de manera efectiva situaciones tan dramáticas como los incendios, lo que añade a un momento peligroso las características propias que generan las dudas sobre quién debe actuar o dirigir las maniobras propias que demanda apagar un incendio. Lo extraño es que seamos un país en el que los incendios forestales formen parte del triste y bochornoso espectáculo que conocemos de sobra y que se actúe como se hace, es decir, que no se haya incluido entre los problemas que el Estado debe gestionar indirectamente por capacidad organizativa y posibilidades logísticas. La creación de una serie de parques de bomberos próximos a las zonas en permanente conflicto sería una solución viable y con gran capacidad operativa.  Si no, que comparta con las diferentes autonomías afectadas por los incendios las actuaciones que convienen para su sofoco en el menor tiempo posible.

Dicho esto, conviene no perder de vista la prohibición concreta firmada por la Junta de Andalucía, en la que podemos leer que se ha actividad el control sobre los incendios y que debemos aceptarla de buena gana. Se mantendrá activa esta medida hasta octubre y en algunas zonas concretas de nuestra comunidad incluso no pueden circular vehículos a motor por determinados caminos forestales. Las razones tampoco creemos que necesiten de más aclaraciones, puesto que quizá lo de menos sea el vehículo, aunque con objeciones concretas, y sí quienes viajan en él. Demostrada está la falta de empatía que encontramos entre los usuarios con respecto al comportamiento que deben mantener mientras conducen o como pasajero; tanta, que incluso en las Normas de circulación encontramos una sanción especial para quienes, desde el interior de un vehículo, arrojen cerillas encendidas o cigarros sin apagar. Y todo porque cuando se analizan las razones que han precipitado el incendio aparece una colilla como causante directa. Conociendo el percal, sabiendo cómo se las gastan algunos con respecto al mal trato que generalmente infringen a la sierra y al medio ambiente, pocas nos parecen algunas de las prohibiciones implantadas.      

viernes, 15 de junio de 2018

Imprimir


El mes de mayo pasado era el que, según el consejero de Fomento de la Junta de Andalucía, Felipe López, vino a decirnos que se iniciarían los trabajos de recuperación de parte de la carretera A-311. Marcaron los tramos en peor estado con pintura amarilla, se difundió la noticia a bombo y platillo y luego vemos que no ha sido así, que las tareas de puesta a punto han dejado paso a una pérdida de la esperanza de todos los usuarios que la recorren a diario. Es más, ni  siquiera han sido capaces de dotar a esta vía de un peso controlado y evitar de esta forma que sean cientos los vehículos de gran tonelaje que la utilicen como atajo entre la capital y la nacional IV que discurre por nuestro término municipal. Repetimos: no han sido capaces de acotar esta carretera de forma que los miles de vehículos que discurren por ella, que lo hacen sobre un asfaltado casi inexistente, que está hundida en muchos tramos y que actualmente es la vía de comunicación del tipo secundario que más vehículos soporta a diario en la provincia, de eliminar el paso del transporte pesado. Y no por capricho y sí por evitar el evidente peligro que genera su presencia en una carretera estrecha, mal señalizada, con firme muy irregular y que se hunde por días. Si no atienden demanda tan justificada, si no entienden que se trata exclusivamente de generar seguridad en los conductores, algo va mal en la Administración autonómica, o al menos en las personas que la representan en nuestra provincia. Desde luego, nosotros no cejaremos en nuestro empeño y seguiremos el tiempo que sea necesario reclamando su mejora. Finalmente, lo que nos interesa no es otra cosa que quienes la usan lo hagan con mejores niveles de seguridad, si es que ello es posible, porque ya hemos dicho que esta vía, por sí misma, por su pésimo estado, la irregularidad de su trazado y su señalización, merece una mejor atención administrativa.

Las obras anunciadas y de las que les dimos cumplida cuenta, sencillamente no se han iniciado. Si a alguien se le ocurre calificarnos como de inquietos y exigentes, a las pruebas nos remitimos. Y si la suma de los accidentes contabilizados les parece a algunos administradores pocos, que sumen bien y que le hagan un seguimiento exhaustivo a los conductores que la recorren, porque es solo por su cuidado, por la prudencia con la que la  cruzan, lo que por el momento nos permite respirar con algo de tranquilidad. Sin embargo, de ninguna forma aceptamos la dejadez endémica que, en general, se tiene de la red provincial de carreteras, que, si le añadimos la nula respuesta del Estado para con las de su responsabilidad, si afirmamos que nos tienen abandonados nos parece justificado. En nuestro caso, aunque hemos dedicado nuestra vida al periodismo y acumulado años de experiencia suficientes como para no sorprendernos de las actitudes de algunos políticos, en este caso les confesamos que hemos sido defraudados por quienes menos esperábamos. Si sabemos que la carretera A-311 es la que más paso de vehículos soporta al día, la que carece de lo más elemental para permitir con seguridad esa masiva circulación, que todo un consejero de la Junta venga a decirnos que ha llegado el momento de tenerla en cuenta, de que sea atendida aunque en lo mínimo y empezar los trabajos que la conviertan en autovía, qué quieren que les digamos, que caímos en la trampa como inseguros molzabetes. Si es verdad que de todo se aprende, les aseguramos que no nos volverán a coger con los brazos cruzados a partir de ahora. Y si alguien lo entiende como una declaración formal de guerra, que sepa que no anda descaminado.      

jueves, 14 de junio de 2018

LOS DONANTES DE SANGRE TIENEN SU DÍA, HOY

Imprimir



En una clara demostración de agradecimiento, hoy se celebra en todo el mundo el Día Mundial del Donante de Sangre. La fecha se escogió porque un patólogo y biólogo austríaco, concretamente Karl Landsteiner, fue el descubridor y quien tipificó los grupos sanguíneos como los conocemos hoy. De hecho, la comunidad científica mundial avaló la concesión de Nobel de Medicina en 1930. El donante de sangre, que puede ser cualquiera de nosotros siempre que estemos sanos y dentro del límite de edad establecido, puede extender su brazo y aportar vida en una extracción indolora, compartida con un equipo médico excepcional, amable y atento, y en todo momento controladas nuestras constantes vitales. Por supuesto, si fuera tan fácil, si todos estuviéramos dispuestos a donar sangre, seguro que los equipos de Hematología de los hospitales no andarían reclamando donantes permanentemente. Es más, si los hospitales comarcales, como sería nuestro caso, dispusieran de un punto concreto en donde poder donar sangre, seguro que se evitarían los continuos desplazamientos que están obligados a realizar por la provincia el equipo de extracción del complejo hospitalario de la capital. No es un reproche que queramos hacer en contra de la política que desarrolla actualmente la Junta de Andalucía, porque ocurre en toda España, pero sí que deberían de crearse cauces más cercanos para que todos los grandes de corazón, que no son otros que los donantes, tuvieran la oportunidad de aportar su cuota de sangre a los hospitales, siempre a través de la Asociación de Donantes de Sangre, una organización altruísta que solo busca que en los centros de salud no falte una bolsa de sangre con la que ayudar a mantener con vida a los enfermos. Y si esta acción no la valoramos como en realidad merece, sin duda que andamos mal en la interpretación de los sentimientos. Asumir que la sangre no se fabrica, que no es posible obtenerla si no procede de un ser humano y que es imprescindible que esté dispuesta para usarse en la totalidad de las operaciones que se realizan en los quirófanos de nuestro país, y son millones a lo largo del año, sinceramente no participamos de esta idea y sentimos rubor cuando escuchamos a los insolidarios interpretar la realidad de los donantes de sangre.

Si la calle asumiera que la sangre de los donantes es imprescindible para un gran número de procedimientos, como, por ejemplo, los tratamientos contra el cáncer, todas las cirugías complejas, en los accidentes de tráfico, en los trasplantes de órganos, en las enfermedades hematológicas y otras que no vienen al caso, seguro que la realidad de la donación de sangre en España sería muy diferente. Y que conste que no escasean las personas prestas siempre a arremangarse la manga de la camisa y extender su brazo, pero sí que las necesidades son muchas y que el aumento de los que están dispuestos a entregarse a este importante acto de solidaridad no aumenta a la par que las necesidades reales de la Sanidad española. En fechas concretas, como son las fiestas que compartimos con millones de personas, en la época de vacaciones de verano y en otros eventos populares, la necesidad de sangre en todos los hospitales es completa, porque los accidentes de tráfico son muchos y recuperar a los heridos demanda grandes cantidades de sangre. Hoy es el Día Mundial de los Donantes de Sangre; hoy es el día de millones de personas generosas y solidarias que se definen a sí mismos como incondicionales compañeros de camino de quienes a lo largo de su existencia los necesitan. Evidentemente, un gran ejemplo de vida que demanda compañía para que no sean siempre los mismos los que protagonicen las extracciones.  


miércoles, 13 de junio de 2018

EL CÁNCER DE PIEL AUMENTA IMPARABLE

Imprimir



Hoy compartimos el día europeo de la prevención contra el cáncer de piel. Teniendo en cuenta lo que en general nos gusta tomar el sol, que invertimos mucho tiempo y dinero en conseguir algo de calorcito en la piel, si nos detenemos unos instantes a documentarnos sobre esta enfermedad no creemos que debamos rechazarlo. Al contrario, deberíamos no solo aprender a tomar el sol, sino a compartir esta preocupación con quienes tenemos más cerca, especial atención para con los niños, que son los únicos que no tienen capacidad intelectual para entender esta realidad cuando disfrutan en la playa o las piscinas. Lo primero que se nos ocurre es compartir con ustedes que el cáncer de piel es uno de los que más fácilmente pueden evitarse tomando unas precauciones básicas. La más importante es la protección, para lo que encontramos en el mercado infinidad de cremas y aceites que nos alivian de las consecuencias negativas que se derivan de los  excesos. El hecho, por otra parte, de que sus signos pueden detectarse en una fase muy temprana, alivia la preocupación de los enfermos al tiempo que permite que la medicación que se le administra dé resultados positivos en poco tiempo. Repetimos que el factor de riesgo es la exposición excesiva a los rayos UV o rayos del sol. Dicho esto, los datos que nos aconsejan los especialistas para la prevención de este tipo de cáncer es que no nos pongamos ante el sol entre las 12 y las 16 horas en verano, que el tiempo de exposición nunca sea largo, que nos apliquemos cremas solares de alto factor de protección, que usemos gafas de sol, sombrillas y ropa para evitar sus rayos, beber agua con frecuencia para hidratarnos, moderar o evitar las sesiones de solarium y acudir al dermatólogo ante cualquier signo que nos preocupe. Más concretamente, lo que debemos vigilar con interés es si las marcas que tenemos en nuestra piel cambian de color, tamaño o forma, si son asimétricas o tienen bordes irregulares y su tamaño supera los seis milímetros. Además, si tienen tacto áspero o escamoso, varios colores, pican, sangran, tienen una superficie brillante o que parecen una herida que no cicatriza.

Naturalmente, el desconocimiento que tenemos de esta enfermedad no nos permite ir más lejos en los consejos, por lo que hemos compartido con ustedes los genéricos o más habituales. Sin embargo, sí que lo hemos elegido convencidos de que el aumento de este tipo de cáncer debe ser una alerta fundamental para evitar su crecimiento. Así, si hoy es el día europeo de la prevención contra el cáncer de piel lo normal es que nos apliquemos en su conocimiento, en saber de sus consecuencias y, sobre todo, de cómo se pueden evitar. Los dermatólogos vienen trabajando incansablemente en hacernos llegar la importancia que tiene saber tomar el sol, de equiparnos adecuadamente cuando nos exponemos a él y de compartir esta preocupación con cuantas más personas mejor. Los menores, como decíamos al principio, son objetivo principal de los especialistas porque su piel es mucho más débil que la de los adultos y porque no son conscientes del riesgo que corren cuando se exponen al sol. Los mayores deben cuidar con especial cuidado que siempre que los niños acudan a lugares en los que el astro rey les puede dañar, les deben cubrir la piel expuesta con las cremas o aceites adecuados, y siempre con factor mínimo de protección del 50. Dicho todo esto, que ustedes disfruten de sol con libertad, pero con mucha cautela. 




martes, 12 de junio de 2018

LA IMPORTANCIA DEL BUEN TIEMPO

Imprimir



La adversa meteorología que padecemos desde hace unos meses es evidente que no viene bien a nadie. La primera necesidad, que no es otra que llenar los pantanos, se cubrió hace semanas y, consecuentemente, la lluvia que cae ahora no es del todo necesaria, aunque es cierto que el campo siempre anda necesitado de algún riego que otro. La situación, por resumir, no es otra que la ausencia de las temperaturas propias de estos días de junio incide enormemente en infinidad de todo tipo de negocios. Y todos con la misma casuística, puesto que si nos detenemos en el hoy de las tiendas de moda, por ejemplo, entenderán ustedes que les sea realmente complicado introducir la moda de verano entre sus clientes, que no verían el momento de usarlas y de ahí que no inviertan. La consecuencia inmediata, lógicamente, es que al no facturar como esperaban cuando firmaron los pedidos  de temporada y hacer la caja fue misión imposible, la llegada inminente de los muestrarios de otoño-invierno parece que no serán atendidos como se ha hecho desde siempre. Consecuentemente, las fábricas, que adelantan los productos de temporada varios meses, también recibirán la negativa de los comerciantes detallistas, y será entonces cuando la crisis se imponga y lo que genera por la ausencia de regularidad atmosférica se convierta pronto en una crisis de envergadura. Estaremos de acuerdo, por tanto, en que el momento es muy desagradable para las empresas que ligan su negocio a la situación del tiempo y que, solo la posibilidad real de que cambie en unos días, como parece que ocurrirá al final de esta semana, les anima a seguir. No obstante, como dicen ellos mismos, lo que no se ha vendido a estas alturas, no se venderá en lo que resta de los meses de verano. Y si lo dicen quienes han dedicado toda su vida a esta dinámica empresarial, compartir su opinión nos parece una apuesta segura.

Pero hay más damnificados en esta historia que unimos a la inestabilidad meteorológica, porque olvidarnos del gremio de la hostelería sería un error lamentable. Las terrazas, que para muchos de estos profesionales son casi su única fuente de ingresos, innecesario es que nosotros digamos que estos meses no han funcionado con la regularidad que les permitiría hacer una caja aceptable para los gastos que está obligado a realizar. Si tenemos en cuenta que en nuestra ciudad las terrazas están distribuidas por la totalidad de su casco urbano, que en todas ellas disfrutamos de una atención muy cualificada y que compartimos las especialidades culinarias que tanto nos definen, el aspecto de muchos de los días transcurridos de mayo y los que van de junio es realmente penoso. Los viveros, de los que afortunadamente tenemos extraordinarios ejemplos, también padecen a su manera la falta de alegría en las compras cuando de adornar balcones y jardines se trata. Y es que se entiende que adquirir plantas para colocar en balcones y ventanas cuando se intuye que lo más probable es que no consigan crecer por falta de sol y exceso de frío, es un gasto aplazable. Los hoteles y otros lugares en los que descansar en vacaciones, y junio es un mes que aumenta anualmente el número de personas que lo eligen para disfrutar su tiempo de ocio, también sufren en sus cuentas de resultados la falta de reservas que en estas fecha ya habían conseguido. Unidos a ellos, destacamos la crisis particular de los restaurantes que pululan en los lugares habituales de vacaciones. Las cartas y los menús están preparados, las cámaras frigoríficas también y solo faltan los clientes, o sea, que el objetivo principal de todos los negocios que aquí hemos traído, es decir, los clientes, sencillamente no aparecen. Malos tiempos corren para los negocios ligados al buen tiempo, sin duda.