lunes, 25 de septiembre de 2017

CAMINAMOS HACIA EL FINAL DE LA LEGISLATURA

Imprimir


La feria Multisectorial y el primer salón de la montería ponen el punto y final de las últimas convocatorias firmadas por nuestro Ayuntamiento, destacando la feria de septiembre, de la que, por cierto, a estas alturas ni oposición ni gobierno han dicho esta boca es mía, con lo que gustan unos y otros de echarse los trastos a la cabeza. Con esto no queremos decir que se le hayan acabado a nuestros representantes las tareas a las que enfrentarse, que siguen muchas, sino que ha llegado el momento de dejar de lado lo lúdico y dedicarse a tiempo completo a solventar los problemas que la ciudad acumula desde hace años… y los que le quedan. Evidentemente, el hecho de que el trabajo realizado al unísono por los técnicos municipales y los políticos para la consecución del DUSI haya sido premiado con más de cinco millones de euros para los diferentes programas y actuaciones previstas, facilita enormemente la resolución de muchos de ellos y que, por lo que nos han dicho, proporcionará un significativo cambio a la ciudad. No obstante, si tenemos en cuenta que buena parte de la ciudadanía no parece muy amiga de los cambios, de las mejoras de algunas de nuestras calles y avenidas, y ejemplos nos sobran que corroboran nuestra opinión, que nadie crea que será fácil actuar en favor de una mejor red  de saneamiento y una mejora estética del conjunto de la ciudad acorde con los tiempos. Una de las calles más representativas es Emperador Trajano y ahora lo que esperan los residentes de esta zona es el arreglo y mejora de Emperador Adriano y las partes adosadas de jardines que se encuentran en el centro de ambas, en donde se hablaba incluso de generar más espacio para aparcamientos.

Sin embargo, independientemente de que la ciudad necesite una ITV renovadora, que pocos cuestionan, lo que mayoritariamente se demanda, y muy especialmente el mundo laboral, son noticias que les unan a proyectos industriales que les ilusionen y les permitan desarrollar sus proyectos personales y familiares. Hasta ahora no ha sido posible y el reloj corre, y muy deprisa, en contra de quienes en su día prometieron que nuestro aciago destino cambiaría a corto plazo. Después del inmenso varapalo que supuso el fallido proyecto de los Llanos del Sotillo, suponiendo que en algún momento de su recorrido llegara a tener posibilidades reales de salir adelante,  de ser una realidad, tal y como nos decían el día de su presentación oficial, la clase política debe entender que la calle está para pocas bromas. El hecho de que a estas alturas de la legislatura aún se mantengan los mismos proyectos que se encontraron por terminar, que el problema del puente romano siga estancado, que lo de la plataforma intermodal camine más lenta de lo que se nos dijo en su día, y son unos ejemplos escogidos al azar, cuando menos inquieta, y cuando se sabe que así ha sido a lo largo de los últimos doce años. Cuando alguien afirma que Andújar es paciente, nos parece poco si tenemos en cuenta el calvario que están pasando muchos de nuestros vecinos. Precisamente porque tan insostenible momento se mantiene desde hace demasiados años, porque las necesidades están más que justificadas, porque están obligados a dar el último y definitivo empujón que nos sitúe en plataformas con más futuro, invitamos a nuestra clase política a que, si cabe, se implique aún más en solventar las graves consecuencias que entre nosotros ha dejado la crisis. 

viernes, 22 de septiembre de 2017

LA OTRA ROTONDA

Imprimir

Bueno, pues le ha llegado el momento a la futura y necesaria rotonda que nos daría la bienvenida y nos despediría en nuestro acceso a la autovía por el kilómetro 323 o cuando procedemos de ella o de las carreteras de Arjona y Lahiguera. Su necesidad está más que justificada, puesto que el cruce de vehículos que se produce permanentemente a lo largo de todo el día la hace imprescindible por el alto nivel de peligrosidad con el que nos encontramos saliendo o entrando. Por el momento, el descontrol es total y, si le añadimos la falta de solidaridad que mostramos los conductores al frente del volante de nuestro vehículo, que nadie espere clemencia por su error. Por ejemplo, la mayoría de los usuarios que entran a la ciudad desde la autovía no tienen en cuenta este detalle, es decir, que acceden a una ciudad, y aunque se le marca claramente en la señalización vertical que encuentra a su paso la velocidad máxima que debe permitirle a su automóvil, es evidente que hace oídos sordos de ello y que en muchos casos mantiene la misma que llevaba en la autovía, lo que supone de hecho un exceso difícil de controlar si tenemos en cuenta que por su izquierda, y con preferencia de paso claramente señalizada, le llegan los vehículos procedentes de la otra zona de la autovía. Añádanles a esta situación que, por tratarse de cuatro carriles expulsando y aceptando vehículos de todo tipo y conductores con planteamientos muy diferenciados en el tema de la preferencia, el nivel de peligrosidad se mantiene a lo largo de la jornada, aunque destaquen las horas que corresponden a la mañana.

Por otra parte, el hecho de que la señalización vertical no sea precisamente la adecuada, se circule por donde se circule, que su asfaltado deja de serlo si lo comparamos con los agujeros y socavones que ocupan los metros cuadrados que denunciamos, entenderán ustedes que el colectivo de automovilistas estén hasta la coronilla. A todo esto, si le añadimos el hecho de que las rotondas existentes en las zonas que conocemos como de Los Marcos y Koipe, los accesos y el puente no cuentan con iluminación, asegurar que el peligro es mucho mayor no creemos que nos puedan calificar de exagerados. Por cierto, la altura que tiene la jardinería que crece incontroladamente en la zona que delimita la entrada/salida de vehículos que se incorporan a la autovía en dirección Córdoba, Sevilla o Arjona, por ejemplo, no permite la visibilidad de los vehículos que se aproximan, que es lo que le faltaba. Por tanto, estamos ante una situación que debería ser controlada desde nuestra ciudad, que para eso se produce en su término municipal, y debería requerir urgentemente del Estado el cumplimiento de sus obligaciones en apartados tan importantes como los accesos, la señalización y la iluminación, que tiempo ha tenido para ello, porque recordemos que entró en deterioro a partir de 1992, que fue justo cuando se inauguró.

Dicho esto, añadir que la calificación de situación insostenible nos parece la mínima si la comparamos, repetimos, con la realidad a la que asistimos a diario. Sabemos que el gobierno municipal se interesó en su día por este tema y creemos la tiene en cartera, pero es que no se puede perder más tiempo en poner orden en una zona que se entretiene en distribuir miles de vehículos al día y que la mayoría de los cruces que se producen entre ellos son críticos. En cuanto al reasfaltado del puente y su entorno y la iluminación, ustedes mismos. Ya está bien de vernos obligados a invertir en amortiguadores permanentemente, porque entre lo que nos encontramos en algunas de nuestras calles, con infinidad de pasos elevados y bandas de reducción de velocidad, y los socavones, ¡estamos apañados! 



jueves, 21 de septiembre de 2017

LO QUE USTEDES NOS CUENTAN SOBRE LA A-311

Imprimir


Más de dieciocho mil lectores, cientos de “me gusta” y otros tantos comentarios han arropado la “Fuente Sorda” del pasado día 19. Si recuerdan, la dedicábamos a la carretera A-311, que nos une a la capital y que tantos quebraderos de cabeza y sustos nos proporciona cada vez con  más regularidad. Aunque no lo hemos hecho nunca, en esta ocasión echaremos mano de algunos de ellos (porque todos no sería posible, por espacio) con el único objetivo de hacer llegar a los responsables de esta vía el pulso real de la ciudadanía que la utiliza regularmente. Omitimos los apellidos de las personas que nos han escrito por razones de privacidad y solo publicamos lo que creemos más enjundioso para lo que nos ocupa, evitando los comentarios durísimos remitidos.

El primero, firmado por Francisco, nos dice que “la carretera, por llamarla de alguna forma, está en estado deplorable y debería cerrarse al tráfico hasta su arreglo, pues es un peligro en el estado general en el que se encuentra. Hay varios hundimientos muy peligrosos que van a provocar otra desgracia y otros tantos que van cogiendo forma, por no hablar del tráfico pesado y del agrícola, que dificultan aún más la circulación. La cantidad de ellos que hacen uso de ella, no solo para ir a Jaén o Andújar, sino, por ejemplo, de Granda a Córdoba, aumentan el tráfico pesado y provoca un deterioro más rápido de la vía, agravado por el nulo mantenimiento incluida la limpieza de las cunetas, pues hay restos de accidentes desde hace años. A todo esto hay que añadirle la mala cimentación y compactación del terreno, ya que son tierras que se mueven y blandas, por lo que todo ello ha acelerado el estado deplorable de la misma”.

Manolo hace lo propio, pero pide “responsabilidad al colectivo de los automovilistas que por esta vía circulan, quejándose de que, en general, no se respetan los límites de velocidad·. Destaca sobre todo a “aquellos que tienen la fea y peligrosa costumbre de situarse detrás de tu coche y someterte a presión para que aceleres, situación que genera un peligro añadido que debemos evitar cuantos antes”. Finalmente asegura “que estas conductas es evidente que  colaboran con la siniestralidad de esta vía”. En la misma línea, Maricarmen nos dice que “acabo de venir de vacaciones y he pasado por esta carretera, y he podido comprobar que se  circula demasiado rápido. No se respetan las señales y su estado no está para eso. Pocos accidentes pasan si tenemos en cuenta lo que yo he visto hoy”. Rosa María insiste en que “es una vergüenza que no arreglen la carretera. Muertos ya hay unos pocos, y si algunos ocurren en verano, con buen tiempo, cuando llegue el invierno las cosas se complicarán mucho más”. Cristina aseguró que “no se equivocó al comentar un día con su familia que las quejas o reclamaciones que la ciudadanía ha hecho para con esta vía no servirían nada más que para que señalizaran los innumerables baches, desniveles y socavones que se han ido produciendo en el asfaltado, como así ha sido. Se alegra del aumento de los vehículos pesados, porque son un síntoma de recuperación económica, pero no por esta carretera”. Antonio, por su parte, afirma que “a nuestros políticos se la pela, literalmente. Ellos no la usan y por tanto no les importa. En cambio, los que tenemos que cogerla a diario nos preocupa, y con el tiempo que se nos viene encima, con muchos vehículos agrícolas de por medio, el asunto me preocupa enormemente”. Rosa nos deja claro que “esta carretera es un auténtico peligro de día e incluso con buena visibilidad. Y si te llueve, la visibilidad se reduce, el asfalto se llena de barro y piedras por la actividad agrícola, lo que acaba por estrechar la carretera hasta casi desaparecer”.


Ahí quedan. Si tenemos la suerte de ser leídos o escuchados por persona con responsabilidad en esta peligrosa vía, que nos eche una mano. Es urgente.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

OTRA VEZ EL GUADALQUIVIR

Imprimir


El Gobierno parece que observa el río y su problemática con algo de interés, por supuesto que no el que en realidad necesita y esperamos, pero algo es algo. Lo confirma el hecho de que el lunes tuviera a bien acercarse a la ciudad nada menos que la subdelegada para dar el pistoletazo de salida a lo que ella entiende como actuación importante, y que no es otra cosa que dragar su cauce, o sea, más de lo mismo, porque recordemos que hasta ahora las últimas  intervenciones del Estado se han limitado a eso, a sacar el lodo acumulado en parte de su cauce. De lo que de verdad nos debe importar, que no es evitar en lo posible el riesgo de inundación que pesa sobre Andújar, nada de nada. Es más, no dudó cuando dejó claro que una cosa son las reclamaciones de la plataforma y otra bien distinta lo que el Gobierno tiene previsto realizar. Para que ustedes se hagan una idea real del acto y entiendan nuestra preocupación por quiénes son las personas que oficialmente se ocupan de un asunto que tiene una terrible historia de inundaciones detrás, a la pregunta de la prensa sobre dónde se actuaría en esta ocasión, la respuesta de la subdelegada quedó, literalmente, de esta guisa: “Desde donde estamos (en el puente romano) hasta más abajo…”. Y fin de la cita. Las conclusiones es mejor que las saquen ustedes y así nos evitan pronunciarnos a nosotros. Lo que sí queremos que entiendan y dimensionen en su justa medida es la estupefacción de los integrantes de la plataforma en defensa del Guadalquivir que allí se encontraban, ya que ante una respuesta de tan escaso rigor técnico para un tema de tanto calado social y económico, lo menos que les supuso fue una preocupación añadida a los males que soportan desde hace años. Es cierto que acostumbrados están a este tipo de desplantes, de menosprecio oficial, que para eso los sucesivos subdelegados les vienen dando muestras de ello, pero también es verdad que la actual no muestra precisamente mucho cariño por sus demandas, que recuerden son las de todos los que aquí vivimos, porque no son solo las zonas de la Isla, La Ropera o El Sotillo las que están en riesgo de ser inundadas, sino buena parte de la ciudad, como así consta en los primeros párrafos del informe oficial firmado por el CEDEX, que es un organismo público de vanguardia aplicado a la ingeniería civil, la edificación y el medio ambiente, y que depende de los Ministerios de Fomento y de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Es decir, que se trata de una opinión técnica y objetiva.

En Andújar seguimos con atención y preocupación todo lo relacionado con el río y las posibles consecuencias que pudieran derivarse de la falta de atención e incluso frivolidad con la que se trata el asunto desde los estamentos superiores del Estado. Desde el nefasto día en el que se decidió, por parte del recién estrenado Gobierno del Partido Popular luego de ganar las elecciones, retirar obreros y maquinaria y dejar las obras con las que se acabaría el proyecto iniciado por el Gobierno socialista, con una inversión millonaria y que hasta el momento ha sido la mayor y más rentable intervención que hemos conocido, comprobamos que todo son largas, que se han menospreciado los sucesivos destrozos que el territorio acumula y que ha empobrecido propiedades y familias. Y atención, porque si Madrid nos ningunea, lo de Sevilla clama al cielo. Que sí, que la Consejería está dispuesta a lo que haga falta con tal de echar una mano, pero parece que solo de palabra, porque de hechos andamos más bien escasos. Consecuencia: la soledad y la injusticia en la que se desenvuelven desde hace años los afectados por las subidas del río, que esperan con infinita paciencia y resignación que alguien les abonen las pérdidas que les ocasionaron en sus tierras. Aunque no sabemos de sus intenciones, sí que intuimos que la situación ha alcanzado los límites de resistencia y aguante que están dispuestos a soportar, y que no tardaremos en comprobar su capacidad de convocatoria ciudadana y su fuerza ante la adversidad y la injusticia.     



martes, 19 de septiembre de 2017

MÁS SOBRE LA A-311

Imprimir


Que nuestra ciudad no está bien comunicada con el resto del mundo es una evidencia innegable, que las carreteras no son precisamente seguras y que el ferrocarril sencillamente no existe desde nuestra ciudad hacia el Norte es innegable. Con una situación tan concreta como nefasta, se entenderá incluso en los foros más implicados que nos quejemos y optemos por reclamar más atención de los presupuestos nacionales y autonómicos. De entre todas estas enormes deficiencias y diferencias si las comparamos con otros territorios, lo que lleva añadido además un agravio comparativo injusto, destacamos la A-311, la vía que une nuestra ciudad con la capital y que tiene una longitud de menos de 40 kilómetros. Aunque conscientes de que se ha convertido en una reivindicación de cabecera de este espacio y de nuestra emisora, volvemos a la carga convencidos de que es posible que algún día suene la flauta y alguien, no solo con poder, sino con algo de caridad y coherencia política, decida invertir en su mejora. Evidentemente, lo ideal sería desdoblarla o ampliar su anchura al tiempo que eliminar algunas de sus curvas más peligrosas, pero si inviable es mejorar su actual asfaltado, entenderán ustedes que lo racional es mantener los pies en el suelo y reclamar lo posible. De hecho, habrán comprobado que hasta ahora todas las exigencias que hemos conocido nos llegan firmadas por partidos políticos, precisamente de parte de quienes no tienen más responsabilidad que la de unirse a la permanente demanda ciudadana, porque ni les pasaría por la cabeza exigirle a su partido inversiones de ningún tipo si quieren seguir manteniendo su estatus.

En el caso de la A-311, que acumula una ristra de accidentes mortales más que preocupante, el hecho de que, y lo decíamos hace unos días, se permita la circulación de vehículos pesados, rígidos y articulados, de más de treinta mil kilos en número cada día más preocupante, confirma la despreocupación oficial que de esta vía de comunicación se tiene en la Delegación provincial de Fomento y, consecuentemente, en la Consejería sevillana. De otra forma no se entiende que todo siga igual desde hace años y que nadie haga algo por cuando menos aliviar la enorme presión que sufren quienes la utilizan. Si es verdad que nuestro alcalde, señor Huertas, se reunió en su día con los alcaldes implicados en la carretera, y no tenemos por qué dudarlo, lo que echamos de menos es la respuesta oficial que el asunto merece. Por el momento, y de modo pasillo, o sea, casi de puntillas, suponemos que para no mojarse mucho, el delegado ha adelantado que se trabaja en su mejora desde hace unas semanas. Esta información, viniendo de parte de un delegado del que es muy complicado obtener una respuesta concreta, y el ejemplo lo tenemos en el asunto del autobús de Málaga, en donde se acumulan más mentiras que verdades, la debemos coger con pinzas y someterla a vigilancia intensiva.

Convencidos del buen hacer de nuestro paisano Felipe López, como demostró el tiempo que estuvo al frente de la Diputación provincial, se nos ocurre que invitarle a que la recorra sería una buena forma de revertir su actual y pésimo estado, porque de lo que estamos convencidos es de que no lo permitiría. Como acto de buena voluntad, que por supuesto tendríamos en cuenta para futuros planteamientos, que urgentemente señalicen la A-311 con un peso adecuado para su estado y sus posibilidades, porque de mantenerse la libre circulación de todo tipo de vehículos representa un peligro real del que, atención, haremos responsables a quienes lo permiten. Y ya saben, el que avisa no es el traidor, es el avisador.


lunes, 18 de septiembre de 2017

LA SEMANA QUE NOS ESPERA

Imprimir


Como habrán podido comprobar, de nuevo Cataluña y el referéndum han vuelto a polarizar la actualidad nacional. Por lo que podemos deducir del desarrollo de los acontecimientos que patrocinan y protagonizan alrededor del 9 de octubre, es evidente que han cuidado hasta el detalle más intrascendente ya sea en las diferentes puestas en escena públicas que llevan a cabo por todo el territorio, ya en los actos oficiales que respaldan. Por supuesto, dependiendo desde dónde se observe el proceso secesionista, las conclusiones a las que podemos llegar difieren en el fondo y en la forma; es el caso nuestro, de los andaluces, que sin comerlo ni beberlo hemos sido, somos y seremos el objetivo de aquellos que buscan justificar las razones que les obligan a romper siglos de historia. Y todo porque para estos descerebrados egoístas, nuestra filosofía, nuestra forma de entender la vida, nuestra alegría, nuestros cantes y cánticos nos los podemos permitir gracias al robo que hace el Estado de sus beneficios. Así, y lo hemos escuchado de significativos líderes catalanes, aquí no pagamos impuestos, no tenemos obligaciones laborales ni compromisos familiares. Lo nuestro es vivir del cuento porque somos vagos de solemnidad y unos excepcionales y entrenados vividores. Se entienden que, además de mostrar un preocupante desconocimiento de lo andaluz, las muestras de intelectualidad que ofrecen sus razonamientos son preocupantes y alguien debería invitarles a que se lo hagan mirar. Una muestra evidente de esta manifiesta deficiencia es el hecho de que les estén mintiendo permanentemente sobre un mundo feliz y maravilloso desde el momento de su conexión con el Estado y que se lo crean. Impresionante. De verdad, inaudito. Desde luego lo que a estas alturas han conseguido es que el resto del Estado esté hasta la coronilla de sus reivindicaciones y dediquemos nuestra atención a otros frentes. Eso sí, que nadie se rasgue las vestiduras en esa hermosa tierra si en poco tiempo sus fabricados no tienen salida porque sus mercados habituales les han cerrado las puertas por falta de demanda. Lo de menospreciar, vilipendiar y culpar al resto de la humanidad de tus propios defectos es cómodo, sí, pero injusto y mentira.

Entre nosotros, más modestos, la actualidad se centra en la convocatoria para el próximo fin de semana de la feria multisectorial, a celebrar en el recinto ferial y que convocará a cientos de empresas ligadas con la agricultura y la automoción, que nos mostrarán novedades y avances en determinadas áreas al tiempo que se desarrollarán conferencias ligadas al evento, al que desde el Ayuntamiento nos invitan a participar. Al fin y a la postre, este tipo de citas están pensadas precisamente para que la ciudadanía en general y los profesionales del sector en particular tengan la oportunidad de acudir a un gran escaparate del que obtener conocimientos sobre su evolución.


Por otra parte, cambiando radicalmente de asunto, como ocurrió con Emperador Trajano, Alhamar o Lope de Vega, tampoco en las obras que se realizan en la plaza de la Constitución echamos de menos las críticas ciudadanas. Unas, porque no han finalizado como se había anunciado; otras, por la desaparición de los cinco o seis aparcamientos con los que contaba esta vía. Deducir que algunos de nuestros vecinos prefieren una ciudad que cuide más los espacios para los vehículos, en contra de la peatonalización de los centros comerciales, no parece difícil, aunque finalmente todo quede en una rabieta egoísta de corto recorrido. Con esto queremos decir que tenemos en problema más o menos soterrado y que, bien utilizado por los que opositan a la espera de oportunidades políticas que les permitan algo del protagonismo perdido, pueden empañar los proyectos en desarrollo y previstos para lo que queda de legislatura.  

viernes, 15 de septiembre de 2017

LA JUSTIFICADA NECESIDAD DE LAS ROTONDAS

Imprimir

Seguro que existen otras demandas ligadas con el tráfico en nuestra ciudad que también merecerían nuestra atención, pero nos hemos decidido, con el permiso de todos ustedes, por exigir la construcción de una de las rotondas más necesarias al tiempo que demandadas y que no es otra que la debe ubicarse urgentemente a la salida/entrada del polígono de los Candiles y la calle Pío XII (la de la piscina cubierta), cruce peligrosísimo por la velocidad con la que acceden y sobre todo descienden los vehículos desde la carretera del santuario. Sobre esta necesidad hemos escrito en infinidad de ocasiones y, de hecho, invitamos en su día al por entonces concejal-delegado de Tráfico de nuestra ciudad, señor Carmona Limón, al programa de “Motor en directo” de las mañanas de los domingos en nuestra emisora, justificándole la urgencia que entendíamos demandaba la construcción de la dichosa rotonda. Su respuesta (de la que guardamos grabación) fue que el gobierno municipal ya había solicitado a la Junta de Andalucía, que es la responsable de esa carretera, el estudio previo y su posterior implantación, y que hasta ese momento no habían recibido contestación. Hete aquí que por ese tiempo, Juan Antonio Sáez Mata era el delegado provincial de Fomento de la Junta y a él nos dirigimos con la demanda de nuestro Ayuntamiento como tarjeta de visita. No tardamos en comprender que la respuesta del concejal fue una maniobra política de mal gusto, ya que el delegado nos dejó claro que ni él ni la Junta tenían solicitud alguna para la construcción de la citada y tan necesaria rotonda.

Pasado el tiempo, o sea, cuatro años desde la historia que acabamos de relatarles, la situación de esta intervención municipal/autonómica mucho nos tememos que ni siquiera existe, que no forme parte del paquete de tareas por desarrollar por parte del actual equipo de gobierno. Consecuencia directa: que mantenemos un cruce muy peligroso casi en el casco urbano, con entrada/salida de camiones y vehículos de todo tipo al polígono citado y de cientos de automóviles particulares que usan de esta salida por la proximidad con el parque empresarial Europa, el acceso al hospital y la incorporación a la autovía de Andalucía. En el caso concreto de los vehículos de gran tonelaje, articulados y lentos por sí mismos y por la dificultad que presentan las dimensiones de la zona, la situación se complica de tal forma que solo por eso debía catalogarse oficialmente como de una actuación de urgencia. Evidentemente, más rápido, fácil y económico sería colocar unas bandas de reducción de velocidad en la carretera, a la altura del seminario de los padres Paules, que evitara la desproporcionada velocidad con la que algunos automovilistas afrontan la recta de Del Val, pero sería un parche. La señalización es muy concreta, porque anuncia una máxima de 40 kilómetros por hora, pero sabemos que no se respeta y casi siempre se duplica. A todo esto, a esta peligrosa y complicada situación debemos unir el hecho de que se han construido, y están habitadas, y se construyen actualmente viviendas tipo chalé en la zona del seminario, con lo que la complejidad de la denuncia creemos que está más que justificada, ya que se incorpora una nueva entrada/salida de vehículos a esta carretera.  


Ojalá la respuesta nos llegue con el mismo sello de urgencia con el que nosotros la hemos enviado a quien corresponda, aunque siendo realistas nos tememos lo peor. La semana que viene dedicaremos este mismo espacio a otra rotonda igualmente necesaria y de justificada construcción. Se trata de la entrada/salida del kilómetro 323, que por el momento mantiene unos niveles de enfrentamiento entre usuarios y vehículos que estamos obligados a suavizar. Y una rotonda haría precisamente esa tarea, ya que reduciría la velocidad con la que algunos entramos y salimos. Recordemos que existen dos entradas y dos salidas, y que en ambos casos la señalización es muy escasa cuando no errónea, tanto la vertical como la horizontal. Lo dicho, la semana que viene nos detendremos en los detalles que entendemos justifican más que de sobra la implantación de esta rotonda.