miércoles, 22 de junio de 2016

LA UNIVERSIDAD DE JAÉN LLEGA A ANDÚJAR

Imprimir


Que las dificultades inventadas por los anteriores gobernantes con respecto a las instituciones, ya fueran políticas o de cualquier otro rango, aunque sí diferenciadas por su signo político, a lo largo de todas las legislaturas han sido determinantes cuando de unir proyectos o esfuerzos se trató y que han también sido definitivas para que nuestra ciudad fuera apartada de cualquier circuito que necesitara de apoyo institucional, es una realidad como la copa de un pino que nadie discute. Ahora precisamente acaba de romperse unos de esos desencuentros absurdos y se inicia un trabajo conjunto del que, en principio, nos beneficiamos todos y muy especialmente quienes decidan unirse a la oferta que la Universidad de Jaén ha realizado a nuestra ciudad convocando un programa universitario de mayores y que compartirá con Alcalá la Real y Úbeda, y dirigido a personas de 55 años que posean o no titulación académica o acreditación previa para el acceso a los estudios universitarios. Se rompe de esta forma también una situación firmada por anteriores rectores universitarios, que cerraron a cal y canto la universidad y sus posibilidades de aproximación al resto de las ciudades provinciales sin razón que avalara tal decisión, pero que ha sido durante muchos años determinante para que la ciudadanía en general sintiera su universidad más cercana.

En Andújar, las asignaturas serán cuatro (Los misterios del cosmos, Historia del arte en Andalucía, Anatomía del cuerpo humano y Sociología) y el curso monográfico estará dedicado íntegramente a las figuras y los trabajos de cinco artistas mundiales, como son Miguel Ángel, Leonardo, Velázquez, Goya y Picasso. Los objetivos de la Universidad y del Ayuntamiento están perfectamente definidos en estos puntos concretos: abrir la Universidad a las personas mayores para que se enriquezcan con la aportación del saber; proporcionar el acceso al conocimiento científico mediante un aprendizaje activo, con la finalidad de fomentar la creatividad y la participación social y cultural; propiciar un espacio de debate cultural, social y científico que posibilite que las personas mayores puedan desarrollar permanentemente sus capacidades personales, intelectuales y sociales para potenciar su autovaloración y autoestima, una actitud de preparación constante y una mayor capacidad para responder a las nuevas situaciones de la vida. Por supuesto, facilitar el acceso y la utilización de las tecnologías de la información y de la comunicación para aprovechar con más intensidad el desarrollo científico y tecnológico de nuestro tiempo; fomentar y adquirir competencias básicas y útiles para poder estar presentes en la vida social de modo activo y comprometido, y finalmente promover las relaciones interpersonales e intergeneracionales.


Si unimos esta noticia al hecho de que desde la Universidad se valore actualmente la posibilidad de la vuelta de los Cursos de la Universidad de Otoño, o algo parecido, que desde su implantación consiguieron para nuestra ciudad un espacio cultural de gran importancia en todo el país, todo indica que hemos entrado en una nueva etapa de entendimiento que revalorizará Andújar y sus posibilidades como cabecera de comarca. Al mismo tiempo, desde el Ayuntamiento sabemos que las reuniones entre las dos instituciones, que han dado como resultado este primer paso, se iniciaron hace casi un año y que desde el primer momento la Universidad mostró interés en el proyecto y en la consolidación de otras muchas demandas que se le han hecho por parte de nuestros regidores. El tiempo acabará valorando lo que por el momento es solo un primer paso, pero entendemos decisivo para la vuelta de nuestra ciudad a los circuitos culturales del país.

martes, 21 de junio de 2016

LA ASOCIACIÓN DE HOSTELERÍA SE DISUELVE

Imprimir

El asunto de la disolución de la asociación de Hostelería de nuestra ciudad, cuando menos es rara. Eso de que de un día para otro un colectivo de la importancia empresarial y social de la asociación profesional del gremio de hosteleros, que por cierto no contaba con la aprobación y el apoyo de la totalidad del sector, que es un detalle que tampoco deja de ser cuando menos anormal ni debemos dejar de lado si queremos llegar al fondo del asunto, deje sus tareas de organización sin más y sin que hayamos detectado crisis disolutiva que lo anunciara con tiempo, cuando menos llama la atención entre la ciudadanía, que entendemos debería ser informada bien por la directiva dimitida o por la Delegación del Ayuntamiento que ha sido citada en el documento que hemos conocido estos días y que resulta ser parte de los problemas que esgrimen para justificar en mal momento que atraviesan. Que no ha sido la primera vez que la asociación de nuestros hosteleros se ha visto abocada a su disolución, cierto; que el gremio de estos profesionales no acaba de representar la totalidad de sus reivindicaciones y que los argumentos aducidos también en esta ocasión vuelven a ser vagos e inconcretos, de acuerdo. Precisamente por eso, para evitar que todo vuelva a ser lo de siempre, lo inmediato es que se conozca la realidad y paralelamente se hallen las causas que acaban con la vida, una vez más, de una asociación que necesita de sus asociados y éstos a su vez de ella para que les resuelva la infinidad de problemas que arrastran desde hace años y que hasta ahora no han sido capaces de resolver si no ha sido porque se hayan enfrentado en solitario ante las Administraciones y despachos correspondientes.

La añoranza de los viejos tiempos de quienes han vivido momentos mejores de la asociación profesional de nuestros hombres y mujeres dedicados a la hostelería de nuestra ciudad se mantiene, y los que hemos tenido la oportunidad de conocerlos, allá por los años ochenta, nos unimos incondicionalmente a estos sentimientos. Porque la unión era una realidad tangible; porque los intentos por diferenciarse del resto se basaba en el esfuerzo y la originalidad; porque las relaciones con el resto de colectivos y la Administración local se basaban en la estabilidad de todos los socios, y solo se apoyaban las particularidades cuando estaban justificadas y el compañero había quedado descolgado del resto. Radio Andújar, que fue quien puso en marcha encuentros entre profesionales del sector implantando la ruta de la tapa, que consiguió su apoyo unánime porque el esfuerzo valía la pena y así lo valoraron, conoce bien la dinámica de quienes han hecho de su empresa y tarea algo más que un compromiso profesional.

Deseamos sinceramente que el momento se supere, que no tarden en organizarse de nuevo en asociación y que sus fines sean los mismos de siempre, es decir, defender a ultranza las reivindicaciones de sus integrantes, presentarse ante quien pueda resolver sus necesidades y conseguir reunir la mayoría de sus ilusiones. Lo que dependa de sí mismos, lo que deban responder antes sus clientes, lo intrínseco de su profesión, como las características de su oferta culinaria, es algo que debe ser decidido pensando en sus clientes, que son los que finalmente deciden su estabilidad y continuidad. Lo demás, como las malas artes, el posicionarse junto a los poderosos, jugar con ventaja ante la Administración y arrogarse valores y poder que no se poseen, es una situación endeble y absurda que al final acaba pasando factura. No sabemos si ha sido así o no, pero la realidad es que una asociación de la importancia de la de hostelería ha decidido no continuar sus tareas. Alguna razón habrá. Y nos gustaría conocerla.


lunes, 20 de junio de 2016

ACABA EL CURSO ESCOLAR Y CONTINÚA EL POLÍTICO

Imprimir

El fin de curso en los centros escolares sigue siendo un gran y esperado momento por la comunidad educativa. Y es que ambos encuentran en días tan especiales la justificación a todo el trabajo realizado a lo largo del curso escolar. Familiarmente, aunque no en todas las familias se acepta de buena gana un gasto que representa una inversión económica casi inesperada, la realidad es que son instantes compartidos en familia de muy buena gana y en los que, un año más, se funden sentimientos que acaban siendo unos excepcionales instantes en la cotidianidad de todas y de todos. Crematísticamente, la inversión que demanda el alumnado representa un alivio para nuestros comercios, especialmente los de ropa, aunque de un tiempo a este parte joyerías, perfumerías y las de complementos han visto cómo han aumentado sus ventas coincidiendo con los cierres de los cursos. Tampoco faltan a esta cita los establecimientos hosteleros, que asumen su papel como corresponde a clientes tan especiales. Resumiendo, fundamental para unos y otros el punto y seguido del curso escolar. Lo de los alumnos que se han tenido que enfrentar a la selectividad, algunos han quedado citados para septiembre, en donde tendrán que demostrar si el trabajo que han realizado estos días de verano les resultará rentable para sus intereses. Entre quienes el nuevo curso lo iniciarán en ciudades diferentes, con compañeros desconocidos, con estudios superiores a los que dedicarle su tiempo y en un ambiente que los primeros días serán interminables, nuestro ánimo nuestros mejores deseos. Alcanzar las metas que suelen proponerse en días tan comprometidos se convertirá en noches en blanco y entregas al estudio constantes.

Entre los otros protagonistas, es decir, la clase política, confirmar que las elecciones del próximo fin de semana les obliga a estar de guardia permanente en busca de los últimos esfuerzos propios de quienes vienen de realizar un excepcional y duro trabajo y van en busca del apoyo popular que les situará, de nuevo o por primera vez, en puestos de relevancia popular. Las encuestas mantienen los pronósticos anunciados desde los primeros días de la precampaña, lo que situaría como ganador al Partido Popular seguido de Unidos Podemos y el Partido Socialista, con el cuarto puesto para Ciudadanos. Sobre lo que devengue para la sociedad española el recuento electoral, es cosa de los partidos políticos y deben ser ellos los que decidan por nosotros. Sin embargo, teniendo en cuenta que se mantienen los mismos programas del pasado diciembre de 2015, que los líderes prácticamente no han cambiado si obviamos la unión entre Izquierda Unida y Podemos; que las expectativas son las mismas de las primeras encuestas y que se mantienen los mismos nubarrones sobre la necesidad de pactos y apoyos entre ellos, o mucho cambian las cosas, algo que no es creíble conociendo a los protagonistas, o volveremos a vivir días de incertidumbre muy parecidos a los que nos han tenido seis meses sin gobierno.

En política local tampoco están las cosas para tirar cohetes, con claro descontento entre quienes esperaban mucho más del plan de empleo del Ayuntamiento, sobre el que han recaído, una vez más, las dudas sobre la elección de los que han sido agraciados con unos meses de empleo que les permitirán un relativo y escaso desahogo económico. Pero también tenemos buenas noticias, aunque por espacio y urgencia las dejaremos para mañana.


viernes, 17 de junio de 2016

PROTAGONISTA EL PEATÓN

Imprimir

Desde este miércoles y hasta hoy mismo, viernes, la Dirección General de Tráfico ha realizado una campaña especial de control sobre la concienciación e información entre peatones y ciclistas para evitar que cometan infracciones relacionadas con la circulación y reducir por lo tanto los riesgos de accidentes en ambos colectivos. Para esta campaña, la Jefatura de Tráfico de nuestra provincia ha solicitado a los ayuntamientos su colaboración, ya que fue en el ámbito urbano donde se produjeron, en 2015, casi el noventa por ciento de los accidentes de los que fueron víctimas peatones y ciclistas. A lo largo de estos tres días, los agentes de la autoridad han realizado actuaciones preventivas y también de control para hacer cumplir las normas de circulación y de convivencia que regulan el uso de los espacios públicos y, en caso necesario, sancionar. La realidad es que las Normas de circulación en vigor son respetadas por estos colectivos de forma testimonial y de ahí el peligro que generan para sí mismos y el resto de implicados.

Entre los peatones, por ejemplo, se ha cuidado que caminen por la vía de forma segura, respeten los semáforos, obedezcan las indicaciones de los agentes o que crucen por los pasos de peatones. En cuanto a los ciclistas, se ha controlado si circulaban por la vía antirreglamentariamente, si respetaban los semáforos, si estaban equipados de luces o elementos reflectantes, si usaban el casco o si se circulaba usando dispositivos de audio o el móvil, actitudes que como todos saben conllevan multas. Con la campaña, que se ha realizado conjuntamente en todo el territorio andaluz, la Dirección General quiere concienciar a ciclistas y viandantes de que, por ser los usuarios más vulnerables de la circulación, en muchos casos sus propias infracciones son las que ocasionan los accidentes en los que ellos, además, se llevan las peores consecuencias al ser el elemento más frágil. La actuación también ha querido potenciar la movilidad segura en zona urbana y lograr que la convivencia de peatones y ciclistas con los vehículos a motor se desarrolle de forma respetuosa.


El año pasado se contabilizaron en nuestra provincia un total de 166 accidentes de tráfico en los que se vieron involucrados ciclistas y peatones, de los que 25 resultaron heridos de gravedad y 125 con contusiones leves. De estos siniestros, 134 los sufrieron peatones y 32 ciclistas. En lo que llevamos de año ha habido que lamentar la muerte por atropello de un peatón en vía urbana, lo que justifica en parte la campaña a la que nos estamos refiriendo. Hasta ahora, la relación de ciclistas y peatones consigo mismos y con el resto de vehículos incluidos en lo que conocemos como tráfico urbano la podemos calificar de soportable, aunque es cierto que afortunadamente los excesos que cometen unos y otros acaban sin daños, porque lo innegable es que, especialmente los peatones, no siempre responden ante la circulación como debían, sobre todo en lo que hace referencia al respeto a los pasos de peatones con semáforo o sin él. En definitiva, una campaña de la que conoceremos a lo largo de la próxima semana, los datos más significativos y será entonces cuando podremos analizar su conveniencia para futuras actuaciones.      

jueves, 16 de junio de 2016

A VUELTAS CON LOPE DE VEGA

Imprimir

El tema de la calle Lope de Vega y el sí o el no de una o dos direcciones sigue trayendo cola. Esta misma tarde, en el salón de plenos, el Partido Popular presentará una moción en la que volverá a pedir la vuelta a la cordura, según ellos, del gobierno municipal con respecto a que no acepte de ninguna de las maneras una sola dirección para esta vía. Este grupo entiende, y seguro que tiene sus razones para ello, independientemente de que no coincidan con quienes ahora rigen la ciudad ni con los residentes, y quieran defenderla a toda costa. Otra cosa es que los métodos usados hasta ahora a nosotros nos parezcan no adecuados, pero esa diferencia pertenece a una opinión particular que no debe ser tenida en cuenta. Lo que nos debe importar a todas y todos es la opinión de quienes, llegado el momento, decidieron plantar cara a lo que entendían era un abuso y un sufrimiento: el paso de miles de vehículos de todo tipo y tamaño diariamente por la calle en la que residían. A partir de ese instante, que no fue por cierto nada fácil por la falta de receptividad de la autoridad municipal, que en principio parece que no valoró adecuadamente la fuerza y la ilusión que habían puesto estos vecinos en su demanda, se inicia un largo proceso que en estos momentos podemos observar en forma de obra. Cuando por fin parecía que la suerte estaba echada, que todo iría bien, el Partido Popular vuelve a plantear sus dudas y la conveniencia con respecto a que siga siendo de doble dirección, exigencia que está frontalmente en contra del trabajo desarrollado hasta el momento por el gobierno municipal y las propias obras iniciadas hace unos días.

Para que toda esta confusión controlada y trabajada resulte positiva para los que están a favor de la doble dirección y los que no aceptan que así sea, lo primero que debía ocurrir es que la imagen que percibamos los ciudadanos sea de consenso, de intenciones honestas y aceptar, sea quien sea el que deba hacerlo, que no siempre se gana y que a veces una huida a tiempo resulta ser una victoria. No obstante, por encima de cualquier otra premisa o interés particular, los residentes en esa vía saturada de tráfico tienen el derecho y los políticos la ineludible obligación de conseguir su bienestar, su seguridad y que por fin acabe su calvario. 

Llegados a este punto sería bueno que no se echara cizaña sobre quienes no están de acuerdo con los planteamientos de unos o de otros y se tuviera en cuenta el derecho inalienable que tiene la ciudadanía de opinar de manera distinta a los demás. Lo de echar los leones sobre quienes firmen planteamientos en ningún caso determinantes y sí posibles, no solo muestran una escasa formación democrática, sino una particular forma de interpretar los tiempos que corren en la nueva política. En cuanto a lo de dejar en manos de personas o grupos asuntos municipales de los que no conocen nada más que las intenciones del director de la obra, mal asunto. Y más conociendo la debilidad del ser humano para mantener la boca cerrada, detalle que nos permite conocer las verdaderas intenciones de quienes se han montado en el carro de llevar la contraria porque sí. Esto y el refrán que asegura que el que a hierro mata, a hierro muere, debía ser definitivo para calmar los ánimos. No para detener el proceso, que lo entendemos legítimo, pero sí para elegir a mejores compañeros de camino.


miércoles, 15 de junio de 2016

INDIGENTES Y VIVIDORES

Imprimir

No recordamos exactamente los días en los que el anterior equipo de gobierno municipal tenía por costumbre colocar los toldos que reducen el insoportable calor en nuestras calles peatonales, pero sí que reclamamos diligencia al actual para que lo haga cuanto antes, que para eso los días están siendo especialmente calurosos y en la calle no se entiende la tardanza. A los ciudadanos ni les sirven ni esperan justificaciones; entre ellos lo práctico al poder y nada de indecisiones injustificables, y una de ellas es precisamente el asunto de los toldos. Es lo mismo que el tema de las terrazas de algunos bares, especialmente los que no cuentan con zona concreta y delimitada para ubicar sus mesas, en donde comprobamos que cada uno usa del espacio de todos como les viene en gana. En la totalidad, lo de prever que a las personas deben pasar por esa zona no es tenido en cuenta y, sin embargo, la realidad es que les entorpecen el paso que legalmente debe estar claramente delimitado de acuerdo con las normas municipales en vigor. Y como sabemos que lo del seguimiento municipal por parte de técnicos y de la propia policía local sencillamente no existe, pues ahí estamos, denunciando lo que supone un flagrante abuso por parte de algunos de los propietarios de las terrazas, que no tienen en cuenta algo tan elemental como es no cerrar el paso a las personas que por allí cruzan.

En cuanto a lo que esta semana pasada ha sido noticia por lo llamativo del espectáculo que ha firmado un persona a las puertas del banco de Bilbao Vizcaya de nuestra ciudad, en donde colocó una inmensa pancarta en la que podíamos leer un mensaje que, más que justificar su necesidad, pedía ayuda económica para supuestamente su familia, que estaba en las últimas. Las redes sociales han sido la plataforma de salida y de incondicional apoyo de quienes, enfrente descaradamente del gobierno municipal y con muchas ganas de echar por tierra su trabajo realizado hasta ahora, culpaba sin paliativos a nuestra primera autoridad en una programada puesta en escena que se amplió casi sin control a la caza y captura de un culpable al que crucificar. Es decir, como en los viejos tiempos. De hecho, vistas las quejas y las justificaciones aportadas por algunos de los internautas, es evidente que el anterior equipo de gobierno era un dechado de virtudes y, por supuesto, no permitiría que un indigente o ciudadano perjudicado por la crisis económica pidiera trabajo y dinero para subsistir. Pues eso, que solo faltaba que una ciudad cualquiera ofreciera trabajo a quienes acudan a ella a rogar caridad a los transeúntes que pasen a su lado, porque estamos por asegurarles que el efecto llamada sería sencillamente incontrolable. Y más si encima del empleo se le dota de una vivienda. Sin embargo, los gritos por escrito que pudimos leer en algunos de los mensajes, las reclamaciones que en nombre de la justicia divina se hicieron para que se le ayudara a esta persona, fueron tantas y tan desproporcionadas que al menos se nos quedó la sensación de que nuestra ciudad es extraordinariamente solidaria, que algo es algo.

El tema de las personas que viven de lo que la calle les proporciona en forma de limosna es un viejo asunto al que nadie le ha plantado cara que no sean las organizaciones humanitarias que de sobra conocemos. Es de tal magnitud, de tal importancia social lo que en la calle encontramos, que a cualquiera se le ablanda el corazón y hace suyo el mal momento por el que atraviesan algunas personas. Con todo, no perdamos de vista que, justo al lado de los que de verdad las están pasando canutas, no faltan los que han hecho de pedir un negocio y del que viven bastante bien. Por eso apoyemos a las organizaciones humanitarias y dejemos trabajar a los servicios de los ayuntamientos para que sean ellos los que controlen a estas personas.


martes, 14 de junio de 2016

AHORA, ¿QUIÉN MERECE NUESTRO FUTURO?

Imprimir

Pues ya han visto ustedes. El anunciado a bombo y platillo debate a cuatro de los líderes políticos de los cuatro-más-uno partidos políticos de nuestro país ya es historia. Para alguno de ellos incluso historia para no recordar, porque no se cumplieron los objetivos compartidos con los compañeros de partido ni en la calle su discurso tuvo eco alguno. Pero esas eran las reglas del juego y se habían aprobado por los concurrentes, por lo que ahora nadie debería menospreciar el encuentro de la forma que estamos escuchando. No obstante, entre los perdedores es normal oír este tipo de quejas, quizás porque le haya dado más importancia de la que en realidad tenía una situación que debía razonarse como algo lógico, necesario y obligatorio. Los políticos tienen la obligación de dar la cara, de contestar a las preguntas de los ciudadanos y de complacer sus exigencias. Por tanto, que se reúnan en un plató televisivo y den rienda suelta a sus promesas, tampoco debería ser algo extraordinario, como de hecho se valora entre los medios de comunicación de nuestro país, que le han dado una importancia y trascendencia desproporcionadas para lo que en realidad ha resultado. Es más, estamos convencidos de que, debido precisamente a la importancia dada, al seguimiento previo que se ha realizado alrededor del encuentro de líderes, lo que ahora deducen los espectadores no tiene nada que ver con las expectativas generadas.

A partir de este momento lo que ocurrirá es que durante bastantes días iremos viendo los detalles de los candidatos que, como espectadores pendientes de los que nos decían, no hemos percibido: que si Rajoy se tocó la barba tantas veces; que si Sánchez estuvo algo nervioso o que si Iglesias fue el que más contundencia mostró a lo largo del programa; en cuanto a Rivera, que su discurso estuvo plagado de incoherencias. Es decir, lo de siempre, porque se disecciona la actitud del invitado y se presenta a los espectadores con clara intención de radiografiarlo y siempre con resultado dudosamente positivo para ellos. Por supuesto, son ganas de incordiar, pero es que la necesidad de acumular espectadores obliga a muchos medios de comunicación de los llamados nacionales a rizar el rizo, aunque para ello lo de ridiculizar al personaje sea aceptado como inevitable.

El asunto es que el debate a cuatro ya es historia. Si ayer decíamos que los mítines, a los que los partidos les dan una importancia que para nosotros no tienen, finalmente no cumplen con su objetivo, que no es otro que el de convencer a los espectadores a que voten sus opciones, en el caso de los enfrentamientos directos entre ellos, como el de anoche, no acaban de convencernos precisamente por lo que les hemos contado. Que las formas y los modos sean los que son, que no sean pocos los líderes o sus segundos que no estén de acuerdo con su celebración y que siempre les quedará la duda de si servirán para algo, si acabarán teniendo el rendimiento esperado y que justifique el esfuerzo que se han visto obligados a realizar, es algo que queda en el aire, en la duda.

Ahora lo que nos queda por comprobar es si les habrán quedado ganas a todos o por separado para enfrentarse de nuevo en un programa de parecido corte al de anoche, pero, por lo que percibimos o deducimos, no parece que la fuerza les acompañe, sobre todo a quienes hayan sido informados de que han ganado el debate, porque recordemos que en los partidos políticos la figura del pelota, del que no ve defectos en su líder, los que andan permanentemente enviándole piropos, nunca se echa de menos. En la despedida les decimos lo mismo que ayer, ustedes mismos.