martes, 21 de febrero de 2017

RUTA ANDUJAREÑA DEL TAPEO

Imprimir


Desde el pasado viernes está activada la convocatoria que los baristas de Andújar hacen anualmente con la tapa, nuestra tradicional tapa, como elemento acaparador de sabores, texturas, estética y posibilidades de las cocinas de cada uno de ellos. Como siempre, se trata de una cita que permanecerá activa hasta marzo y que permitirá a propios y extraños conocer las posibilidades de sus fogones preferidos con el pequeño bocado como reclamo. En nuestra ciudad, la tapa siempre ha sido tradicional y ha estado unida a la copa de vino o la cerveza como elemento imprescindible; en el camino, sin embargo, se impuso la posibilidad y moda de poder elegir de entre una amplia oferta de ellas por un poco más de dinero, pero al final parece que todo está volviendo a su origen y hoy son más los bares y tabernas que optan por ponérnoslo fácil añadiendo la tapa tradicional a nuestra copa. Es más, raro es el que no ha sumado parte de su esfuerzo e imaginación aportando platos más de cocina de toda la vida que el aperitivo sin más, como es el caso de los que comparten arroces en cualquiera de sus formas o los que suman nuestros guisados de toda la vida, o, en este tiempo, nuestras migas. Ciertamente, es lo más parecido a la extendida moda que patrocinan los profesionales de las costas andaluzas, que han llevado la imaginación culinaria hasta sus máximas posibilidades. Así, especialmente los fines de semana, entre nosotros está muy extendida, aprovechando la inmensa oferta que nos llega desde las barras y las terrazas, lo de irse comidos a mediodía a casa con dos o tres copas de por medio es compartido masivamente por un público que conoce con todo tipo de detalles las ofertas que les llegan procedentes de unos y de otros.

Ahora, con el inicio de la ruta de la tapa, se amplían enormemente las posibilidades de clientes y de profesionales y comienza una aproximación a sus locales de los habituales y no tanto con la tapa como justificación. Los aperitivos de estos días, por lo que hemos podido contrastar y por lo que hemos probado y visualizado, responden con contundencia a los más exigentes. A disposición de esta convocatoria municipal y del gremio de nuestros hosteleros, éstos han sabido responder con imaginación y esfuerzo, asumiendo en todos los casos que este tipo de citas tienen un gran rendimiento  entre quienes les visitan, ya que se trata de mostrar sus posibilidades culinarias concentradas en un bocado que, eso sí, debe reunir inexcusablemente excepcional sabor, alta presencia e impecable servicio. Concretamente nosotros, Radio Andújar, decididos a consolidar la cita comercialmente y conseguir adeptos a los que no les importen las distancias, busca la excelencia y la exquisitez entre todos ellos. Así, un grupo formado por personas que en ningún momento se darán a conocer, recorrerán las diferentes ofertas de los treinta y siete establecimientos que conforman la ruta de este año puntuando sus posibilidades para luego, una vez consensuada la elección, destacar a dos de ellos. Uno, por su impecable servicio; el otro, porque su tapa ha sido la más destacada. La idea: premiar a quienes entienden que la cita anual con nuestras tapas bien vale la pena y que merece el esfuerzo de condensación, sabor e imaginación que deben a sus clientes.

Dejamos claro que este tipo de citas, apoyadas con dinero público y avaladas por un gremio hostelero que necesita obtener el favor del público, merecen acabar con éxito por infinidad de razones, pero sobre todo porque nuestros bares y tabernas realizan un esfuerzo añadido a sus habituales tareas exclusivamente por nosotros.


lunes, 20 de febrero de 2017

¿ALGUNO DE USTEDES ENTIENDEN DE SENTENCIAS Y JUSTICIA?

Imprimir

La sentencia del caso Nòos que conocimos el pasado jueves, y de la que se han hecho eco todos los medios de comunicación, parece que solo ha contentado, y no del todo según su abogado, a la infanta Cristina, que una multa de más de doscientos mil euros la exonera del caso, y aquí paz y luego gloria. Eso sí, le queda el quemazón que debe suponer el que tu marido haya sido condenado a seis años de prisión, pero por lo que hemos conocido alrededor de la sentencia, por las indudables influencias que debe tener el delincuente real y porque nuestras leyes parecen estar diseñadas específicamente para que los grandes defraudadores y amigos de lo ajeno salgan de rositas luego de un juicio de largo recorrido, nos invita a deducir que todo quedará en nada y desde luego que, de entrar en prisión,  “nanai de la China”. De este detalle se encargará el Tribunal Supremo y, de acuerdo con lo que nos cuentan desde los centros de opinión más serios, y teniendo en cuenta el cuidado que han tenido las juezas que han dictado la sentencia para calificar los hechos todos por debajo de los dos años de prisión, lo dicho: lo tiene todo a su favor para eludir la prisión. Que luego te enteres de que el joven que hizo unas compras por valor de setenta y nueve euros y unos céntimos con una tarjeta que había sustraído previamente, ingrese en prisión por seis años, o los que han escrito algún chiste o comentario soez o faltón contra alguien en las redes sociales, sean condenados a penas de prisión, pues oye, qué quieres que te diga, que cuando menos te invita a pensar que, en contra de opiniones muy concretas y de gentes muy representativas, la justicia no es igual para todos. Pero ni mucho menos.

Es lo mismo que está ocurriendo en nuestro Ayuntamiento con el asunto, parece que claro del todo e intencionadamente manejado, aunque no inteligentemente, de la contratación del esposo de Encarna Camacho, concejala de Desarrollo Local por el Partido Andalucista. Tal y como se ha presentado públicamente, parece que en la Casa Consistorial hasta ahora nadie había sido colocado de manera irregular. Aunque no es el caso, porque el recorrido que hemos conocido de esta contratación responde a la rigurosidad más absoluta, nadie en su sano juicio se atrevería a estas alturas presentarse en sociedad con las manos limpias pidiendo la cabeza de alguien porque la suya está impoluta. Suponemos que todo se debe a la mala memoria y que, luego de recapacitar y de valorar el inevitable daño personal y político que se ha hecho a una compañera de Corporación, las cosas vuelvan a ser como antes. De no ser así, con que a alguien se le ocurra soplar sobre los rescoldos más superficiales encontrará auténticas aberraciones laborales, desde despidos de personal cuando menos extraños hasta plazas en propiedad superando tribunales de criticable composición. Es más, con solo comprobar el número de empleados municipales de hace unos años y los actuales se podría hacer una justa valoración que, por sí misma, sacaría los colores a más de uno. Dicho esto, cuando se conoce a conciencia las formas y el fondo, cuando se presume de que existe intencionalidad en cualquier contratación, oiga, lo mejor es encaminarse al juzgado de guardia y solicitar el inicio de un expediente que aclare las circunstancias que han rodeado el asunto. De no ser así, que se entienda en la calle que lo de menos era el caso y que lo que interesaba era el daño que pudiera resultar de semejante acusación, es de una elementalidad absoluta.


En definitiva, que comprobamos que desde la oficialidad hasta la intencionalidad, lo de las leyes y las formas no se llevan nada bien. Aquí cada uno barre para sus intereses y les importa un pito el daño que puedan acarrearles a las personas involucradas. En algunos casos se suele pedir perdón, aunque no con la profusión con la que se hace la denuncia; en otros ni siquiera se tiene el detalle. Y es que depende y mucho de la ideología y de la educación de algunas personas.

viernes, 17 de febrero de 2017

EL USO Y EL MANTENIMIENTO DE LOS VEHÍCULOS, MÁS CARO

Imprimir

La subida de los carburantes no ha venido sola, ya que la electricidad, el gas, el alcohol, el tabaco, entre otros, suponen un desembolso añadido casi obligatorio a los que debemos hacer frente para seguir adelante con algo de dignidad, que ya sabemos que, mermados económicamente, perdemos una importante capacidad de maniobra en la calle. Una buena decisión sería aparcar el coche más tiempo de lo que lo hacemos actualmente, puesto que nos serviría para recuperar el aliento y, ya de paso, conseguir la forma física en la que tanto insiste nuestro médico de familia cuando vamos a la consulta. Por supuesto, la subida de algo tan necesario como las gasolinas y los gasóleos para el movimiento de los vehículos repercutirá finalmente en todo aquello que necesite ser transportado, ya sea por carretera o por ferrocarril. La cadena se ha engrasado convenientemente y ahora de lo que se trata, como hemos tenido oportunidad de decir en otros comentarios, es de pagar las deudas que el Estado firma con nuestro consentimiento, aunque no necesite de nuestra firma y ni repajolera falta que le hace nuestra conformidad. Pronto, por otro lado, nos llegarán las buenas nuevas desde Tráfico, que para eso se prepara concienzudamente en la confección de las nuevas tarifas que nos cobrarán por circular. Ya saben: con la justificación de la alta siniestralidad como excusa, ¡todos a pagar! Eso sí, nada de revertir el dinero recaudado por  multas en donde tanta falta hace, es decir, en las carreteras. Ese es un capítulo del que nadie quiere responsabilizarse y sobre el que el Ministerio de Fomento, que estrena nuevo mandamás, se ha pronunciado con contundencia y  avisándonos de que, mientras se mantenga al déficit, que nos olvidemos de la inversión pública.

En cuanto al aumento de la accidentalidad con respecto al año pasado, que es una realidad contrastada que necesita de un revulsivo que debería protagonizar el colectivo de automovilistas, el Estado debía poner a disposición de este importante asunto algo de imaginación y no acudir sin más al aumento del montante de las denuncias o a la creación de nuevas transgresiones de las Normas en vigor. Comprobado está que de esta forma no conseguirán enderezar el camino escogido por millones de conductores y que ha permitido que, a lo largo de diez años, el descenso de la accidentalidad haya sido tan importante y tan mantenido. Mantener alejado el Código de los centros escolares, especialmente a edades concretas, sigue siendo la asignatura pendiente que hasta ahora nadie se ha atrevido a incorporar en busca de futuros conductores concienciados y profundos conocedores de la realidad con la que se enfrentarán cuando cumplan la mayoría de edad. Seguir como estamos, permitiendo que los jóvenes puedan obtener su permiso de conducir en poco más de un mes de clases aceleradas y limitadísimas en el conocimiento, es un error que por el momento nos está costando un alto precio.


Mientras desde el Gobierno, sea el que sea, no se decida trabajar a fondo en la consecución de un aprendizaje exhaustivo y unas pruebas acorde con lo que pretende aprobar el alumno, el futuro del tráfico seguirá empeorando. Habrá años en los que la curva de la accidentalidad descienda y otros en los que se mantenga, pero si no se interviene con responsabilidad, si no se decide con la contundencia que exige el tema, de poco servirán las imposiciones que nos lleguen desde la autoridad responsable del área. De lo que estamos convencidos, y si no salgan a la carretera, es que el miedo a la retirada de puntos y las cuantiosas multas que se imponen, se ha perdido.             

jueves, 16 de febrero de 2017

PENSIONES Y JUBILACIÓN

Imprimir

Los burócratas que dirigen el país desde las instituciones, de forma pausada pero muy inteligente, no cesan en su empeño de hacernos la puñeta siempre que tienen oportunidad y aprovechando coyunturas muy concretas. En esta ocasión, el déficit que alcanzarán nuestras cuentas generales ha sido suficiente para que uno de estos mandados eche mano al mensaje del miedo y la catástrofe para hacernos llegar que vivimos demasiado bien y que lo suyo es seguir apretándose el cinturón. Tampoco le ha faltado a su mensaje lo de retrasar la edad de jubilación, convencido de que es la única forma de garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Así, los setenta años vuelven a ponerse sobre la mesa de la polémica por obra y gracia de nada menos que el gobernador del Banco de España. De hecho, asegura que las medidas dirigidas a desincentivar la jubilación anticipada y retrasar la jubilación tendrían efectos positivos sobre la sostenibilidad del sistema, y pone como ejemplo a otros países del entorno. Eso sí, no entra en detalles sobre el montante de las pensiones de estos ciudadanos ni matiza sobre su nivel de vida. Por supuesto, por enésima vez, nos invita a que nos hagamos con un plan de pensiones privado para cuando disfrutemos de la jubilación y no nos veamos encorsetados por una pensión escasa, o sea, publicidad  a favor de la banca privada.  Nos ha recordado que ahora disfrutamos de una mayor calidad de vida, que tenemos menos enfermedades y que disfrutamos más y mejor de nuestro tiempo libre… vamos, como si estuviéramos obligados a pedir perdón por ello.

Estos detalles y los nuevos exabruptos del gobernador del Banco de España los hemos escuchado en su comparecencia ante la comisión del seguimiento de pacto de Toledo, que viene a ser como un encuentro entre técnicos de alto nivel que buscan salidas a la enorme crisis económica que viven las arcas de la Seguridad Social precisamente generada por la clase política, que acude a ellas en busca de dinero para tapar otros agujeros y que luego se les olvida reponer.  La realidad que conocemos del futuro de las pensiones está ligado al enfrentamiento que tenemos con respecto al reto demográfico y el envejecimiento de la población, de lo que se desprende que supone un menor número de cotizantes frente a un aumento de los perceptores de las pensiones.  Pero como resulta que aceptando incluso un hipotético escenario de pleno empleo, la reducción de la tasa de sustitución necesaria para garantizar la sostenibilidad del sistema a medio y largo plazo debía ser muy elevada, el gobernador del banco está convencido de que lo sensato es hallar soluciones por dos vías: la reducción de la tasa de sustitución y el incremento de los ingresos. Así, apoya decididamente retrasar la edad de jubilación basándose en la esperanza de vida, las menores exigencias físicas de los tareas a desarrollar, el retraso en la entrada al mercado laboral y las mejores condiciones de envejecimiento. 


Existe otra vía de financiación que deben explorar los técnicos: destinar los fondos de la Seguridad Social únicamente a las pensiones de jubilación y financiar el resto, como viudedad u orfandad, con los Presupuestos Generales del Estado, lo que obligaría a reducir otros gastos públicos o aumentar la imposición general, medida con la que el gobernador no está de acuerdo porque entiende que  podría afectar al mismo tiempo al crecimiento económico. Dicho esto, opta por mantener un mecanismo automático de equilibrio como el actual índice de revalorización, aunque pueda ser reformado, y también ha emplazado a las Administraciones públicas a que vuelvan al camino de la consolidación fiscal y reducción de la deuda para situar las finanzas públicas en la mejor posición y afrontar así  los retos futuros, que exigen una estrategia amplia de política económica y la mayor transparencia posible. Ya veremos en qué queda este ir y venir de la clase política con las pensiones debajo del brazo. 

miércoles, 15 de febrero de 2017

MENOS COMIDA Y MÁS COMPROMISO

Imprimir

Aunque con certeza no lo sabemos, sí que estaríamos de acuerdo en que se creara un día mundial del cabreo, del no va más entre los ciudadanos del mundo que reclaman por la infinidad de necesidades que padecen y justicia social para sus causas. Ahora habría, además, que incorporarle el manifiesto reprobamiento y rechazo del recién nombrado presidente de los Estados Unidos, que, por el momento, y con enorme diferencia, capitanea los rechazos de la lista en la que figuran exclusivamente presidentes de Estado y de Gobierno. Donald Trump, que es noticia desde el primer día a nivel mundial desde que se dio a conocer, por los desvaríos y excesos de todo tipo que ha protagonizado, se ha convertido en una preocupación para el resto de la humanidad debido a que, siendo quien es y representando a la nación que le ha aupado a lo más alto, en cualquier momento puede armarse la marimorena y, oigan, ¿qué necesidad tenemos de vernos involucrados en guerras suicidas porque a un mortal como nosotros se le ocurriera apretar el botón nuclear o liarse a tiros y bombazos contra quien le venga en gana en un santiamén? Bromas aparte, lo de la instauración de un día mundial que capitalizara la totalidad de las quejas no reflejadas en ningún calendario conocido ni avalado por organización alguna, no crean que no sería bien recibido. Y es que, mientras tanto, ¿quién se encarga de controlar las quejas de los desempleados, de los yayoflautas que exigen la devolución de su dinero invertido en acciones preferentes, quién de la desmantelación del ferrocarril en nuestra ciudad, quiénes de los desahuciados y las consecuencias que se derivan de ponerlos de patitas en la calle…? Se trataría de buscar una fecha concreta y de incorporar a ella las desgracias de la humanidad y quienes las padecen que no han sido tenidas en cuenta entre las que sí están controladas por la ONU o la OMS.

Algo se tendrá que hacer para contentar a tanto desorientado como nos encontramos por el camino. Recuerden que entre éstos no faltarían los que no tienen techo, los que no hacen las tres comidas diarias, los que no disponen de medios económicos para desenvolverse en la vida, los que sus países son invadidos sin permiso, los que son masacrados por los peces gordos, los que hacen de conejillos de indias cuando de probar material bélico se trata, los que no pueden beber agua porque no disponen de ella, los que no pueden ni siquiera permitirse el lujo de enfermar porque no tendrían medicamentos para su curación… Lo dicho, millones de causas sin organización que las cuantifique ni asociación que las ampare deambulan por todo el mundo huérfanas y sin futuro, a la espera de que un alma caritativa controle su desamparo y proporcione algo de luz a su maltrecha existencia. Dudamos de que alguien se apiade de ellas, y a las pruebas nos remitimos, pero siempre nos quedará la satisfacción de la denuncia, de hacer saber a quien quiera conocer la realidad en la que nos desenvolvemos, que millones de personas mueren todos los años, y muy especialmente niños, porque no tienen agua ni alimento que llevarse a la boca. Mientras tanto, miles y miles de toneladas de alimentos se desperdician diariamente procedentes de supermercados, de familias y restaurantes que sencillamente se deshacen de ellos en los contenedores que encontramos en la calle. Por eso, el mensaje de la campaña contra el hambre de Manos Unidas elegido para concienciarnos nos parece muy acertado y viene a decirnos que no buscan exclusivamente a personas que aporten alimentos:  “El mundo no necesita más comida. Necesita más gente comprometida. Ahora, que cada uno saque sus consecuencias.

martes, 14 de febrero de 2017

INFORMADOS HAN QUEDADO SUS SEÑORÍAS

Imprimir

El desembarco en Andújar del grupo parlamentario del Partido Socialista que representa a nuestra provincia en Sevilla no debe interpretarse como un acontecimiento social y sí como una demanda del socialismo de nuestra ciudad, que se ha reunido en una mesa de trabajo con los problemas más acuciantes y que demandan el apoyo de la Administración autonómica para realizarse. De entre ellos, la escuela de idiomas, el conservatorio de música, las vías pecuarias y las depuradoras que faltan por instalar en nuestro municipio, viejas peticiones que no han sido atendidas hasta ahora y que permitirían a los ciudadanos disfrutar de un mejor equipamiento general y ampliar la oferta que como cabecera de comarca nos corresponde. El hecho de que nuestras mujeres y hombres de la política provincial recalaran en Andújar y fueran informados adecuadamente de cuáles son nuestras prioridades, abre una posibilidad real de conseguirlas. Hasta la llegada de estas personas, la dinámica que se ha seguido por parte del socialismo local ha sido desplazarse a Sevilla a llamar a las puertas de las Consejerías en busca de apoyos para el desarrollo de los diferentes proyectos de la ciudad y, evidentemente, no siempre con éxito. Hasta ahora la dinámica de los partidos representados en la sala de plenos de nuestro Ayuntamiento no ha ido más allá de la visita de algunos de sus representantes provinciales o nacionales y con objetivos concretos, como el detalle de los presupuestos o inversiones de las que luego, pasado el tiempo, no volvemos a saber más. Ciertamente, la comunicación existente entre las Administraciones provinciales, autonómica y nacional es ahora más fluida y regular que antes, y que esta diferencia ha comenzado a marcar con claridad diferencias de entendimiento.

Por lo que hemos podido saber de las propias declaraciones de los parlamentarios, Andújar se encuentra en un momento muy especial, ya que el trabajo de campo se ha realizado y las diferentes propuestas que les han sido expuestas y entregados los correspondientes expedientes les facilitan la tarea que deben desarrollar ante las instituciones del gobierno de Andalucía. Sería deseable, no obstante, que de un acto tan novedoso como transcendente conociéramos pronto las consecuencias que deberían derivarse de todos ellos, sobre todo por la ilusión con la que se han confeccionado y el ímprobo trabajo que se ha necesitado para su conocimiento público. El deslinde de las vías pecuarias, por ejemplo, es un tema que, si Andújar quiere prosperar en el terreno de turismo, demanda una decisión casi inmediata, y más sabiendo que lo tiene todo a su favor y que nadie entiende  pasado el tiempo las razones que llevaron a la Consejería del ramo a limitar a nuestro parque natural de manera tan radical como injusta. El asunto de las depuradoras, más de lo mismo, puesto que se trata de cumplir con el mensaje que nos llega desde la Junta de Andalucía, de verter las aguas residuales a ríos y arroyos en óptimas condiciones de salubridad, y que nuestros poblados las reclaman desde hace años. En cuanto a la escuela de música, las demandas ciudadanas se le acumulan al Ayuntamiento desde hace años y todas tienen como objetivo evitar los desplazamientos de los estudiantes a ciudades como Linares o Jaén, con lo que esto supone de esfuerzo económico y el peligro que genera.


A partir de ahora, a esperar. Paciencia y algo de fe necesitaremos para unas recibir buenas noticias sobre lo demandado, necesidades ampliamente justificadas sobre las que sabemos que desde Andújar se ha puesto, además de trabajo y dedicación, mucha ilusión. 

lunes, 13 de febrero de 2017

SEMANA POLÍTICA

Imprimir

La semana que se nos ha ido ha tenido un trasfondo político de gran importancia. El Partido Popular, Podemos, PSOE e IU se han encontrado con sus mujeres y hombres con fines concretos. Desgraciadamente, nosotros, los ciudadanos, no hemos contado para ellos. Menos en IU, que se reunieron en Córdoba con el objetivo de desarrollar sus ponencias alrededor de los ayuntamientos, los demás han dedicado tiempo, estrategias de grupo y personales a consolidar a las personas en los puestos que han ocupado hasta ahora. Ha sido el señor Rajoy, en su discurso de cierre del congreso, el que dijo que “aquello que está bien mejor es dejarlo como está”. Y lleva razón. Así, Mariano Rajoy fue elegido por el noventa y cinco de los citados para mantenerse como presidente del partido y del Gobierno; María Dolores de Cospedal sigue en su puesto de secretaria general del partido, además de ministra del Ejército y presidenta de su partido en Castilla-La Mancha. Todo estaba previsto que comenzara y acabara de esta manera, por lo que no la única sorpresa que destacamos es el rechazo de veinticinco asistentes a la candidatura de De Cospedal como secretaria del partido; esa y el hecho de que se haya registrado, como consecuencia de ello, una dimisión.

En cuanto a Podemos, también lo que se esperaba. Se mantiene Pablo Iglesias al frente de la formación y a partir de ahora, independientemente de los discursos de unidad que hemos escuchado, las puestas en escena que han protagonizado algunos de los protagonistas, nos tememos que se inicia el desmembramiento de un grupo que se ha mantenido como una piña hasta ahora. En cuanto al PSOE, Susana Díaz ha querido hacer visible su candidatura como secretaria general del partido y futura candidata a presidir el país, y para ello ha reunido a su alrededor a todos los alcaldes socialistas que quisieron acudir, porque también entre ellos se han encontrado fisuras y críticas tan importantes como preocupantes. Ella ha dicho que se encuentra con ganas, dispuesta a enarbolar la bandera socialista y, como es una ganadora nata, no le importan los esfuerzos que tenga que hacer para aupar al socialismo español de nuevo a lo más alto. En cuanto a IU, lo dicho: el objetivo han sido los ayuntamientos y en ello se han empleado este fin de semana, a buscar soluciones para conseguir líneas de financiación que les permitan mantener los servicios que les demandan los ciudadanos. Por todo esto, comprenderán ustedes que si les decimos que ha sido un intenso fin de semana político, no exageramos en nada.

En cuanto si sobre la ciudadanía repercutirá lo discutido en estos respectivos congresos o encuentros, sinceramente creemos que no, que para nada. En el PP se trataba de consolidar los puestos de trabajo de cada uno de ellos y en ello han puesto todo su interés; en Podemos, tres cuartos de lo mismo, aunque ciertamente que con anuncios de solidaridad social; en el PSOE la cosa ha ido por presentar a la presidenta andaluza al resto de compañeros, e IU, lo dicho, con los ayuntamientos como justificación. Por lo tanto, nada de pensiones, ni de empleo, ni de futuro para los jóvenes, ni para los autónomos… Tampoco se plantearon temas como la Sanidad, la Educación, la Ciencia y el costo de la vida, por ejemplo. Lo interesante para nuestros políticos era asegurarse su continuidad y sus empleos, todos a tiempo completo, repletos de prebendas y servicios gratuitos, además de ganar un inmerecido prestigio, y en ello se han dejado la piel. Así son generalmente nuestros hombres y mujeres de la clase política, y, si no fuera por las excepciones, les prometemos que ya habríamos tirado la toalla y, por insoportable y vergonzoso, hasta nos habríamos dedicado a cualquier otro menester.